Sólo el silencio

Aunque la realidad del ser ha sido establecida de muchas maneras,decirlo no es suficiente: el ser sólo es conocido por experiencia propia.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi

ॐ नमः शिवाय

jueves, 12 de enero de 2017

CUANDO LLEGARÁ LA GRACIA ?



Entréguese de una vez por todas, y acabe con el deseo.
Existe deseo mientras se retiene el sentido de ejecutor de la acción, 
eso es también personalidad.


Si esto desaparece, se descubre al Yo que resplandece en su pureza...

La esclavitud consiste en el sentido de ser ejecutor de la acción,
 no en las acciones mismas.

"Estad quietos y conoced que Yo soy Dios".

Aquí la quietud es entrega total sin vestigio de individualidad.
Prevalecerá la quietud y no habrá agitación mental.

La agitación mental es la causa del deseo, 
del sentido de ser el ejecutor del acto, 
y de la personalidad.

Y hay quietud si se la detiene...

Allí "Conocer" significa "Ser".


Sri Bhagavan Ramana Maharshi 
(Pláticas inspiradas)

domingo, 30 de octubre de 2016

ABSORBERTE EN EL SER



Para meditar con éxito 
debes tener un interés genuino. 

Si sientes verdadero amor por la meditación, 
no tendrás que esforzarte 
para encontrar tu realidad más profunda, 
la descubrirás fácilmente. 

Te contaré una historia que lo ilustra:

Akbar fue un gran rey mogol de la India. 
Un día salió a cabalgar por el bosque. 
Cuando llegó el momento de hacer sus oraciones de la tarde, 
se bajó de su caballo, 
extendió su tapete de meditación al lado del camino 
y empezó a orar. 

Mientras lo hacía, pasó por allí una mujer. 

El esposo de esa mujer había ido aquel día temprano 
a recoger leña en el bosque. 
Todavía no había vuelto, 
a pesar de ser ya más de medio día,
y ella sentía inquietud por él. 

Había salido a buscarlo preocupada por su ausencia, 
e iba caminando muy deprisa.

Por ir tan rápido pisó el tapete de meditación de Akbar 
sin darse cuenta. 

Este se enfureció, 
pero no pudo decir nada porque en la religión islámica 
está prohibido hablar durante las oraciones. 

El incidente le irritó tanto 
que no pudo dejar de pensar en él. 

En vez de beber el amor de Dios mediante la oración, 
sólo bebía el veneno de la ira.


Cuando la mujer se hubo alejado un poco, 
vio a su marido que se aproximaba por la dirección opuesta.
Corrió a su encuentro, lo abrazó 
y empezó a caminar hacia su casa con él. 

Pronto llegaron al lugar donde Akbar había estado orando. 

Para entonces ya había terminado 
y estaba sacudiendo su tapete de meditación.


Cuando vio a la pareja que venía hacia él, 
el fuego de su cólera se encendió de nuevo 
y gritó a la mujer...

–¿Qué clase de persona eres? ¿No tienes vergüenza? 
¿No tienes ningún sentido de lo correcto?

La mujer se asombró. 
No sabía que hubiera hecho algo incorrecto, 
había pisado el tapete de meditación de Akbar sin darse cuenta.

–Majestad –dijo–, ¿podéis decirme qué ha sucedido? 
El rey gritó:
–¿No lo recuerdas? 
¡Estaba tratando de absorberme en el amor del Señor, 
pero tú viniste y pisaste mi tapete de meditación!


–Majestad –dijo la mujer–. 
Lo siento mucho. 
Iba corriendo para encontrar a mi marido 
y estaba tan absorta pensando en él, 
que no me di cuenta 
de que vos y vuestro tapete de meditación 
estaban frente a mí. 

No obstante, majestad, 
hay una cosa que me desconcierta. 
Vos estabas rezando a Dios, 
que es mucho más grande que un simple marido. 
¿Cómo es que no estabais más absorto que yo? 
¿Cómo es que me advertiste?

...

Debes absorberte en tu meditación, 
tal como esa mujer se había absorbido en su marido. 

Entonces no tardarás nada en alcanzar el Ser.


Baba Muktananda

viernes, 16 de septiembre de 2016

El Jnani (Robert Adams)

Para el Jnani que ha conocido la identidad de su ser interior con el infinito Brahman, no hay renacimiento, ni migración, ni siquiera liberación, porque él ya está liberado.

Él está firmemente establecido en una constante experiencia de Existencia Absoluta, Conocimiento, Dicha, el Sat-Chi-Ananda Atman.

La continua existencia del mundo y de su cuerpo aparecen para el Jnani solamente como una ilusión, la apariencia que no puede remover, pero que ya no lo engaña, y aún después de la muerte del cuerpo él no va hacia adelante, sino que permanece donde está y siendo lo que es y lo que eternamente fue, el primer principio de todos los seres y cosas: El original, eterno, puro, libre… Brahman.

Mientras vive e incluso cuando el cuerpo cae muerto, el Jnani descansa en su propia naturaleza esencial, su propio Swarupa, que es totalmente plena y totalmente pura, eterna, Conciencia y Dicha.

Las siguientes afirmaciones hechas por el Jnani, constituyen sus propias convicciones y experiencias: 

Yo soy infinito, imperecedero, 
auto-luminoso, auto-existente. 

Yo soy sin comienzo ni final, 
sin decadencia, 
sin nacimiento, sin muerte. 

Nunca nacido, yo soy siempre libre, 
perfecto, independiente. 

Yo sólo SOY. 

Yo impregno el universo entero, 
soy totalmente impregnante e interpenetrante. 

Soy Paz Suprema 
y Libertad Absoluta.

Un Jnani vive por siempre, él ha obtenido vida eternamente duradera.

Deseos no lo torturan, pecados no lo manchan, nacimiento y muerte no lo tocan.

Él está libre de anhelos y deseos.

Descansa por siempre en su propio Sat-Chi-Ananda Swarupa.

Él ve el Ser infinito en todo y todo en el Ser infinito, el cual es su propia existencia.

Él permanece por siempre como un infinito ser de autoconciencia y deleite.



Robert Adams

miércoles, 17 de agosto de 2016

Contemplaciones sobre el Atma Sakshatkara - Swami Satyananda Saraswati



Swamiji traduce y comenta unos versos 
del Atma Sakshatkara, 
un texto de Advaita Vedanta 
que forma parte del Sarva Jñanottara Agama. 
Sri Ramana Maharshi tradujo este texto al tamil.




Extraído de "Diálogos con Swami Satyananda Saraswati: el Camino al Absoluto", 01-12-2013, Sala Vaikuntha (Llerona, Barcelona). 


Para más información: www.advaitavidya.org www.facebook.com/advaitavidya

viernes, 1 de julio de 2016

YO SOY SERLO





No tienes que tratar de mejorar nada.

Lo que tratamos de hacer es lo contrario.

Eliminar el concepto de que algo tiene que ser mejorado. ¿Ves la diferencia?

Tenemos que quitarnos la idea de que hay algo malo en algún sitio y algo bueno en otro.
No tratamos de aprender algo nuevo para agregarlo a lo que ya tenemos.
Eso solo aumenta el tamaño del ego.

Es como escalar una montaña cargado con diez mochilas. Nos agotamos, sudamos, apenas podemos caminar. Así que la persona sabia empieza a quitarse las mochilas una por una y así aligera su carga. Solo un tonto seguiría subiendo la montaña con las diez mochilas. Y así es como somos. Nos echamos el mundo a las espaldas. Con todas sus preocupaciones, con todos los sinsentidos, los miedos, las frustraciones. Parece que todo lo lleváramos a nuestras espaldas. En vez de tratar de quitarnos la carga, vamos por ahí aprendiendo cosas nuevas. Nuevos sistemas de yoga, nuevos maestros, nuevas técnicas para agregar a las viejas técnicas. En otras palabras no soltamos las cosas viejas antes de añadir las nuevas. Así que es como agregar la mochila numero once, la numero doce, la numero trece. Y apenas podemos dar un paso para subir la montaña. Pero somos demasiado estúpidos para quitarnos las mochilas. Y eso es lo que hacemos en nuestra vida diaria.

Vamos en busca de esto y vamos en busca de aquello, buscamos nuevos doctores y nuevos jefes indios.
Nuevos gurús, nuevos maestros, nuevos consejos, nuevos significados. Estamos constantemente añadiendo nueva información, mas información. Leemos libros y decimos “Hey, esto no lo sabia. Este libro es interesante” entonces agregamos eso a todo lo demás que hemos aprendido y nos hacemos mas intelectuales. Y terminamos volviéndonos unos intelectuales idiotas.

Recordamos todo tipo de palabras y conocimiento, ideas, citas. Y seguimos agregando, agregando y agregando.

Vamos en la dirección contraria.

Queremos quitar , quitar, quitar no agregar.

Queremos desaprender todo lo que hemos aprendido desde niños.

Tenemos que vaciarnos, pero no para volvernos a llenar.

El vacío es el conocimiento.

Vacío es otro nombre para sabiduría, para Jñana (conocimiento).

Acuérdate que cuanto mas carga sueltes mayor será la armonía, la paz y la felicidad en tu vida.

Debido a que esa armonía, paz y felicidad son tu propia naturaleza.

No es nada que tengas que encontrar en ningún sitio.

Acuérdate de esto:

tu no tienes que buscar y encontrar a nadie para que te dé estas cosas. ¡tu eres eso!





Entonces le hice a Ramana otra pregunta,

“¿Cual es la forma mas fácil y efectiva de hacer atma-vichara, auto-indagación?

De nuevo sonrió, esperó unos segundos y después dijo,

“Ser siempre consciente, 
darte cuenta en todo momento del “Yo soy”. 


No importa donde estés o lo que estés haciendo, 
mantente siempre consciente del “Yo soy” 
en tu corazón. 

Esta es la practica mas efectiva”

Robert Adams

Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi