Sólo el silencio

El Maestro está dentro. La meditación sirve para retirar la ignorancia externa. Si estás esperando que venga alguien externamente, este también puede desaparecer. ¿De qué utilidad será de un ser transitorio? Mientras pienses que eres un individuo o un cuerpo, necesitarás un Maestro que aparezca en cuerpo físico. Cuando esta identificación errónea desaparezca, descubrirás que el Maestro es el Ser.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi


jueves, 29 de enero de 2015

SAT DARSHANAM - Versos 20-21-22 (Ver a Dios)

Cuarenta versos sobre la Realidad
(vivir desde el corazón)




20- Ver a Dios separado de quien lo ve, es sólo una imagen mental, pues Dios no está separado del que ve. 

Residir en el equilibrio del Ser es una verdadera visión de Dios.

21- Las escrituras declaran “ ve el Ser”, “ve a Dios”. 
No es fácil entender estas ideas. Dado que el Ser es uno no puede ser visto ...
¿Cómo puede uno ver a Dios? 
Sólo convirtiéndonos en alimento para El. 

22- Dios ilumina la mente y brilla dentro de ella, sin ser visto. ¿Cómo, por tanto, puede uno conocer a Dios a través de la mente? 

Sólo tornar la mente hacia el interior y fijarla en El, es tener Su visión.




¿Cómo puede uno ver a Dios? 
Sólo convirtiéndonos en alimento para El.

No podemos ver el sol sin que nos devore, salvo que su cercanía hubiera despertado en nosotros la cualidad "solar"... la capacidad de vibrar a esa infinita velocidad ... como para no desintegrarnos.

Ver a Dios es ser dios...

Ser vacío, consciente y libre de cualquier dualidad sujeto-objeto, volver a ese estado natural donde todavía no hay ni conocimiento ni conocedor...

No podemos ver a dios con la mente, no podemos conocerLo... sólo podemos SERLO.

Y si al parecer, esto es lo máximo que podemos REALIZAR, lo incondicionado total y absoluto... ¿Porqué el Sadgurú lo plantea ahora, y no al final de la enseñanza?

¿Porqué Ramana dice que es necesario VER A DIOS para seguir adelante?

Sencillamente porque sin haber retornado a ese estado natural, sin la ILUMINACIÓN como base, no puede haber ningún camino, ni enseñanza que realizar.

Es necesario tener antes la experiencia del ser puro ser, para luego buscar la forma de permanecer en ese estado natural, o no estado mental de claridad y apertura.

Como lo hizo nuestro amado Maestro, al encontrar que SU VERDAD era una con la Sagrada Montaña Arunuchala-Shiva... decidió sin dudarlo, vivir para siempre A SUS PIES!


Sólo la trascendencia de la propia separatividad, previamente asumida mentalmente, en el Sí mismo (ahora vívido en nuestra visión no-dual) es la verdadera visión de Dios.

Si no partimos de esta visión no dual, donde el ver esta libre del veedor, que elimina al instante la ilusión de Avidya, toda enseñanza será en vano

Todo conocimiento agregado sobre esa dualidad creará más confusión, más ignorancia o conocimiento erróneo, más sensación de carencia, sufrimiento que luego vamos a querer suplantar, o tapar con más y más ilusiones, con un mayor y más pronunciado egoísmo, apego, cerrazón...



Cuando usted ve a Dios en todo, ¿piensa usted en Dios o no? 

Usted debe ciertamente pensar en Dios 

para ver a Dios en todo lo que ve. 

Mantener a Dios en su mente deviene dhyana 
y dhyana es la etapa antes de la Realización. 

La realización solo puede ser en el Sí mismo y del Sí mismo. 
No puede ser nunca aparte del Sí mismo; 
y dhyana debe precederla. 

Tanto si usted hace dhyana en Dios como en el Sí mismo, es irrelevante; 
puesto que la meta es la misma. 

Usted no puede, por ningún medio, escapar al Sí mismo. 
Usted quiere ver a Dios en todo, ¿pero no en usted mismo? 
Si todo esto es Dios, ¿no está usted incluido en ese todo? 
Siendo Dios usted mismo, ¿es un milagro que todo sea Dios? 
...
Ver a Dios es SER Dios. 
No hay ningún «todo» aparte de Dios para que Él lo penetre. 
Sólo Él es.

Sri Bhagavan Ramana 



No podemos ser plenamente si estamos pensando acerca del ser... Al igual que no podemos estar amando, si estamos enfrascados en pensamientos sobre el significado del amor y su impacto en nosotros o en el mundo.

La visión de Dios es la experiencia directa de encontrar al sujeto de la meditación, y el fin definitivo de la misma, al refundirnos en un mismo ser.

No hay hacedor ni experimentador, ni cosa experimentada!

La vida se realiza de instante en instante, de unívoca forma, sin dualidades.

Sólo hay consciencia:
No existe el quien (sujeto experimentador)
Ni el qué (objeto experimentado)
Sólo existe el cómo (la experiencia) esa apertura es penetrada por la conciencia activa, por la existencia.

El error humano es identificarnos con el qué y el quién...apegarnos a las sensaciones, percepciones, pensamientos... a lo elaborado.

Cuando en verdad siempre fuimos el cómo, la consciencia del Ser fundiéndose en el espacio infinito con el aquí y ahora eterno.



AQUÍ Y AHORA, eternamente, YO SOY EL QUE SOY mirando por un solo ojo.

Y ni siquiera es un ojo físico limitado, sino un espacio íntegro y sin bordes, una ventana totalmente abierta y sin marco!

Este ojo único no es un ojo humano...Es el ojo de Dios!
El ojo del único ser, el tercer ojo del Señor Shiva!

Todas las cosas tienen un límite.. Objetos cercanos que los circundan y condicionan, o límites funcionales atribuidos generalmente a una deficiencia de la creación.

En este VER ILUMINADO no hay bordes que pueda encontrar porque al girar la escena cambia y lo limitante se mueve al centro del mundo sin más ...

Este Ojo único no tiene otro límite que aquel en donde ya no hay más cosas... sólo VISIÓN pura, mente libre de atributos, limitaciones, separaciones entre yo y tu, o yo y mi mundo...

Es muy relajante comprobar que este ojo único no tiene bordes...
Toda tensión, contracción a la defensiva o condicionamiento desaparece!
La vista hacia afuera es de cada persona, se ve diferente de acuerdo a la ubicación... al espacio.
Pero hacia adentro no hay nada para ver de un modo diferente, no hay distancia ni perspectiva.. hay totalidad.
Aquí todos vemos lo mismo ...Todos somos UNO ahora!

(No vemos con nuestros ojos ...Vemos con la naturaleza de Shiva)

...Mira desde donde estás mirando!

Sólo mira ... Usa el sagrado poder de tu atención para mirar con un VER DENTRO sostenido ...

No veas lo que ves como externo ni como interno, porque estás viendo tu verdadero SER!
Ve lo que ves ahora... no lo que piensas o crees ver!




Permanecer meramente como el Ojo [el Sí mismo], 

que es el Único Espacio de Consciencia, 
habiendo aniquilado la idea «yo soy la forma corporal» 
y habiendo perdido todas las concepciones de la malévola mente, 
es ver a Dios correcta y perfectamente.

Sri Bhagavan



Si supieras quien está mirando esta apariencia ahora... sería el despertar!

No el despertar del ego o el individuo buscador de liberación... el despertar de tu REAL NATURALEZA.

Aunque proclames: yo estoy mirando... Quien está mirando al yo?
Quien presencia la aparición de este pensamiento yo?
Quien atestigua eternamente el surgimiento de este sentido de ser, de este yo-cuerpo-mente-mundo ?

La mente no puede ser, porque la mente surge en cada forma, necesita un objeto para aparecer

La mente es consciente de, y nunca puede tomar consciencia de la consciencia pura, original, sin forma y por ello INVARIABLE.

Y aunque parezca que la mente se está buscando o cazando a si misma, como el perro que intenta atrapar su propia cola, debe preexistir algo que está presenciando esto, para que podamos verlo e investigarlo

El testigo es la pura Consciencia, pero sin objeto esa "consciencia espejo" también se esfuma!
Y el residuo, lo que queda tras desaparecer todo lo que puede desaparecer... nunca es condicional!

No depende de nada para ser, ni para concebir lo que concibe porque siempre fluye naturalmente, espontánea mente... La consciencia de ese "ser", la que realmente VE a dios directamente, es engendrada no creada, no tiene otra base que su propio ser... y al no tener otra base, se constituye por definición en la base de todo lo demás!

ELLA es AQUELLO que está siempre antes, durante y después de todo conocimiento, de todo proceso mental, de todas las apariencias!

Todas estas concepciones personales son contenidas por la Consciencia espontánea como muchos aspectos de su creación, pero estas no pueden captarla o hacer un objeto de ella porque ella no está a su alcance...

Ella no es la creación sino el creador ni lo creado... (yo soy el que soy)!

Es la consciencia quien crea la mente y todo lo demás, y para ella no hay tales cosas, objetos, sujeto y dualidad, sino que se ve siempre a sí misma en todo!

La consciencia es siempre ella misma, no aparece ni desaparece, lo que aparece en ella lo hace como una superposición , puede encubrirla como una nube al cielo o una ola al mar, pero ella nunca es afectada por las apariencias, por los fenómenos, por los objetos de la mente

Todo lo que se experimenta como ganancia o pérdida no es verdadero, no es propio de la consciencia, sino un subproducto mental

La mente pierde y gana, si el despertar fuera un hacer de la mente, se conseguiría y luego se perdería

Se trata de poner a la mente frente a frente con su lugar de origen, con su ser desnudo y libre de interpretaciones

Pararla en seco para que deje de evadir ver su fuente, eterna y sin cambios

Si la mente se enfrenta sin defensas ni evasiones a su lugar de nacimiento, a su surgimiento como objeto, se aquieta, se detiene y se disuelve por completo

Eso sólo puede ser ahora, ahora o nunca... nunca como algo pasado o futuro, como eventual o progresivo.

Y no puedes hacerlo ... No puedes actuar ni pensar porque la mente tiene que parar, detenerse totalmente para esto

Debe resultar fácil, sin el más mínimo esfuerzo o estará implicada la dinámica mental, el movimiento, el logro, la idea del hacedor

En este instante ínfimo, en este intervalo atemporal, tienes que verlo!

No se requiere preparación o requisitos previos porque no es un quehacer de la mente funcional y mucho menos una creación psicológica

No tienes que hacer nada, ni evocar o recrear nada mentalmente,
sólo permanecer un instante sin distracciones, sin implicarte, sin elaboración, sin agregados!

Al despertar el cuerpo, la mente comienza a distraerse y entonces aparece el mundo, el tiempo y los estados suscitados por los pensamientos que persigue

Es un ciclo sin fin...

Pero el despertar no puede ser provocado ni evocado por la mente, porque lo que esto implica no puede alcanzarlo... Sólo la Gracia, la presencia de un SER REALIZADO puede parar la mente "en seco".

Sólo la MIRADA directa del Gurú produce un cese total de actividades, un dejar de moverse por completo, un soltarlo todo absolutamente, un abandono liberador, la verdadera entrega del control.

Al ver directamente tu propio ser frente a la mente vacía, como frente a un espejo, verás lo que realmente ES sin esfuerzo o doble interpretación

El sueño del ser individual se extinguirá al detenerse y centrarse en el origen, en la consciencia, en el puro y simple ver, en el ahora!



El anhelo de la mente de ver a Dios en la forma de un objeto 
[como una segunda persona] 

es debido al olvido de su verdadera naturaleza 
—Existencia-Consciencia—

y a su actuar con sentido de hacedor como un individuo. 

Pero cuando, abandonando la atención objetiva, 
permanece como la Consciencia misma, 
el anteriormente citado sentido de hacedor 
y el olvido se pierden 
y la mente comprende ahora 
que solo el Sí mismo es el Dios real, 
y con ello obtiene eterna Paz.


Sri Bhagavan RAMANA 

El termino atención viene del griego: A-tendere, "estirarse hacia"
Para atender un pensamiento, estiramos nuestra consciencia tan sólo un poco,
para un objeto lejano, la estiramos más y más... pero para atendernos a nosotros mismos, para prestar atención a la atención no podemos estirarnos nada... porque estamos aquí, en el centro de la tela de araña... sólo tenemos que recoger la tela, totalmente... soltar todo... no tocar nada... para ser ahí... en el centro sin tela... en la atención libre de intención!

Es lo que Ramana dijo: SIMPLEMENTE; SE LO QUE ERES.

Es la esencia de la autoindagación... el filo de la vigilancia

No puedes prestar atención a "quién soy yo"... porque es lo que eres.

Por lo tanto la meditación comienza como una actividad y culmina como PURO SER.

Permanece en lo que eres, como eres... atención antes, durante y después de cualquier experiencia

Atención sin esfuerzo, sin voluntad de tomar o captar nada ... APERTURA INCONDICIONAL a todo lo que acontezca!

¡Atención sin la más mínima intención ... es la clave!



Sólo tornar la mente hacia el interior y fijarla en El, es tener Su visión.


Sólo por la maravillosa alquimia de la DEVOCIÓN al gurú, al verlo a Él y a su enseñanza, como a SHIVA mismo, nos permitirá la suficiente apertura y claridad (vacíos de vásanas o reflejos del ego) como para hallar a MAHADEVA en nuestro propio corazón!

Eso que llamas yo, señalándote el corazón... no es el ser, sino su reflejo, no es Dios pero es la "puerta" para ir a su encuentro...

No pudiendo hallar un yo distinto (atma vichara) en nosotros y reconociendo el Yo supremo encarnado en la energía (mirada, presencia) del Gurú, recién podemos hallar el acceso directo (la experiencia concreta) al Ser impersonal... de otra forma sería imposible.

Como la luna no tiene luz propia, sin embargo su Gracia es la misma del sol, la luz infinita del ser.

En el budismo hay una famosa frase que dice "si encuentras a Buda, mátalo".
Si lo trasladamos a este análisis, diríamos: Si encuentras a Dios, no es TU PROPIO DIOS.
Dios no puede verse, más que con TODO TU SER!

Sólo cuando tu amor por él supere la atracción a tu idea de ser, puede comprender la enseñanza suprema, la vida presencia de la divinidad en el Maestro, su mensaje presencial y directo... implícito en su identidad real.

No puedes verlo, precisamente porque (antes, primero que nada, iniciaticamente) debes SERLO.

Lo que no eres, lo ves, lo percibes, lo piensas, lo deduces, lo conceptualizas, lo separas de ti... lo que eres no puedes ponerlo en frente tuyo y analizarlo, estudiarlo... porque sería simplemente una ilusión, un reflejo autocreado, un segundo o superpuesto yo... un falso SER!

LO QUE ERES ya está aquí y ahora, SIEMPRE...

Este SER ABSOLUTO E INDUDABLE es el principio y el fin de la búsqueda... de nuestras vidas.

El sabio y el ignorante no hacen otra cosa durante toda su vida que BUSCAR LA FELICIDAD ORIGINAL, intentar volver a eso, a casa, al corazón...

La única diferencia es que el sabio se ha preparado para reconocerla, y cuando la encuentra, tiene la suficiente capacidad, humildad, determinación y devoción, como para quedarse AHÍ, SIN MOVERSE... y permaneciendo en su naturaleza, encuentra la PAZ más allá de toda comprensión!

Si ahora mismo, dejas caer toda idea de ser, toda búsqueda, toda necesidad de ver a Dios... si sencillamente sueltas todo lo demás ... ya no tendrás nada que VER, ni que REALIZAR... PORQUE YA ERES ESO!

¡NO SERÁS NADA MÁS QUE LO QUE SIEMPRE FUISTE... EL ÚNICO SER!

TAT TWAM ASI


¡OM NAMAH SHIVAYA!

martes, 30 de diciembre de 2014

SAT DARSHANAM - Verso 19 (el destino del ser)

Cuarenta versos sobre la Realidad
(vivir desde el corazón)


19- La controversia sobre si el destino es más fuerte que el libre albedrío o viceversa, sólo es para quienes desconocen su origen. 


Quienes conocen al individuo al que pertenecen, no son tocados por ella.



El Maharshi enseñaba que era inútil discutir y preguntarse si la vida se despliega guiada o movida por el "destino" o el "libre albedrío"...

"En realidad lo que sucede es una MEZCLA de ambos", repetía.

El regidor del cuerpo, y del sentido de individualidad, Dios personal o Iswara, tiene ya un destino para la evolución del cuerpo y su correspondiente karma, o sendero de retorno a la pureza original... Y a la vez, la libertad del alma individual (jiva) consiste en "cómo" lo vive.

El "qué" lo decide Dios, el "cómo" corre por cuenta nuestra, es opcional.

Pero todo esto es válido sólo mientras hay algún tipo de identificación con el cuerpo...

Cuando ya realicé en mi corazón, o tuve un primer vislumbre de mi permanencia inafectada como pura Conciencia, no dependiente de una manifestación determinada o un condicionamiento específico, el karma, el destino y la idea de libre albedrío, terminan ... o, si se quiere, empiezan a terminar.


Pregunta: ¿Hay una cosa tal como el libre albedrío?

Respuesta: ¿El libre albedrío de quién? 
Mientras hay el sentido de hacedor 
hay el sentido del goce y de la voluntad individual. 
Pero si este sentido se pierde por la práctica de la indagación [vichara], 
la voluntad divina actuará y guiará el curso de los aconteceres. 

El destino es vencido por jñana, 
el Auto-conocimiento, 
que es más allá de la voluntad y del destino.

Sri Bhagavan

El responder a la pregunta: "QUIEN SOY YO", es la meta del sabio... y el Camino (que en realidad lleva menos desarrollo y tiempo que un pestañeo) es comprender que no hay una respuesta posible a tal pregunta.

Al encontrar la respuesta en la sensación pura de ser, siempre presente y disponible aquí y ahora... la pregunta se esfuma.

Ya no hay quién dude o necesite aclaración al respecto... 

La mente, al igual que el agua, que cuando deja de removerse se aclara... También se liberará si no la alteramos... y ella misma encontrará su paz, volverá a su naturaleza original.

La mente no es el problema, sino la idea de "mi mente", de una entidad regente existiendo entre la conciencia pura de ser y la existencia fenomenal.

Esa entidad no surge más que transitoriamente, y sostener su aparente existencia realmente consume toda nuestra energía y voluntad.

Es un gran desperdicio, un desgaste innecesario para el cuerpo, así como una pérdida lamentable para la mente misma, para la energía divina, la fuerza vital que sólo se manifiesta con un fin global, impersonal o universal.

Si es que tiene un propósito no es precisamente sostener los caprichos de un ego, ni servir de sostén para su sed insaciable de existir como una identidad independiente.

La energía, el universo mismo, no busca liberar a ningún ser oculto o prisionero en la memoria funcional, sino realizar la libertad natural de la conciencia que está existiendo real y concretamente en cada partícula del cuerpo, así como en todo el universo, sin experimentar ningún tipo de esclavitud... por lo que jamás precisa liberarse de nada en absoluto.

Es la mente conceptual, la energía que por la fuerza es dirigida a identificarse con el condicionamiento natural del cuerpo, la que se imagina prisionera, esclavizada y sueña con liberarse... y nunca se detiene en su afán de trascender esa limitación.

No es necesario llegar a ser un gran sabio para darse cuenta de que esa liberación, iluminación o despertar, llegará de un momento a otro, sencillamente porque nunca existió, nunca fue real y una vez trascendida la idea de limitación, la libertad natural reinará sin obstáculos.


La única libertad que tiene el hombre es esforzarse 
y adquirir jñana que le permitirá 
no identificarse a sí mismo 
con el cuerpo. 

El cuerpo pasará por las acciones inevitables 
debidas al prarabdha (karma) 
y un hombre es libre para identificarse a sí mismo con el cuerpo 
y apegarse a los frutos de sus acciones (del cuerpo), 
o bien para desapegarse de él (del cuerpo y sus acciones) 
y ser un mero presenciador de sus actividades.

Sri Bhagavan

Cuando te reconoces y comienzas a vivir como siendo pura conciencia... Cuando conectas con el testigo, el sagrado presenciador de todo lo que surge, y tienes con la comprensión de que todo, salvo ESO, es transitorio... el gozo surge naturalmente en el corazón.

Recién ahí estamos viviendo en el corazón, sin depender del supuesto destino del cuerpo, sin miedo a la muerte, ni al karma o a los errores que podamos llegar a cometer como entidades independientes, confundidas o distraídas de su real naturaleza.

La unión sagrada que se produce en el corazón cuando se reconcilia la existencia del mundo con la consciencia del ser, es la fusión divina de SHIVA Y SHAKTI, que nos hace transcender al instante toda idea de individualidad o separación.

Enderezando la perspectiva y comenzando a vivir desde el corazón, como siendo sólo conciencia radiante o manifestada, nos convertimos en moderadores de todo lo que existe o viene a nuestra vida.

Devenimos expertos en la adaptación, en adecuarnos a las circunstancias, sin sufrir los cambios, sin ser afectados jamás por las circunstancias, sin apego ni miedo a nada que pueda llegar a suceder.

Como el espejo no es afectado ni se apega a las imágenes que refleja, así de graciosa y liviana se torna nuestra experiencia en este estado de consciencia.

La verdadera paz no depende de nada... SHIVA, la consciencia de ser o el corazón puro, está ahí siempre y es su reflejo, el Jiva, la formación mental del individuo identificado con el cuerpo, quién en un determinado momento toma la decisión de asumirse como Jivatman, o el ser universal manifestado y se libera sin ningún esfuerzo ni sacrificio... mediante la simple entrega del poder de crear una entidad ficticia, de imaginarse como otra cosa distinta lo que realmente es.

Entonces deja a la mente en paz, ya no toma partido, no intenta utilizarla ... libre del apego hacia sus actividades y hacia el cuerpo, la conciencia se libera automáticamente al reconocerse como el Ser, como el simple SER, que no precisa crear nada más, ni actuar para autodefinirse o preservarse.

La paz reside en dejar que la mente sea lo que ES.

No alterar la mente, tratando de utilizarla para un determinado fin, producto del pensamiento egoico, ni aferrarse a la idea que tiene "estar al servicio" de tal entidad... es la clave.

Dejarla ser en paz, en libertad absoluta de cualquier condicionamiento sobreimpuesto, imaginado o recordado a partir de un conocimiento erróneo del pasado.

Dejar que surja lo que tiene que surgir... que se vaya lo que tenga que irse... y subsista lo que necesite subsistir, para el bien de todos los seres, de la unidad real.

Dejar de lado cualquier intento de existir aparte... y morar en la pura consciencia espaciosa, en el simple ser, en el sólo SER!

 
El libre albedrío tiene su campo en asociación con la individualidad. 
Mientras la individualidad dura hay libre albedrío. 
Todas las escrituras se basan sobre este hecho 
y aconsejan dirigir el libre albedrío en la dirección justa.

Encuentre a quién importa el libre albedrío o el destino. 
Encuentre de dónde surgen, y permanezca en su fuente. 

Si usted hace esto, ambos son transcendidos. 
Ese es el único propósito de discutir estas preguntas. 
¿A quién le vienen estas preguntas? 
Encuentre y sea en paz

Sri Bhagavan

¿Porqué creen que el monje Dogen revolucionó o al menos, actualizó por completo el budismo?
¡Por lo mismo que Ramana revolucionó o renovó la Vedanta!

Volvió a la esencia perdida, a la raíz, que conoce todo el árbol, y se alejó de las ramas y hojas que habían olvidado su raíz!

Dogen decía: ZAZEN es la práctica y la realidad en sí!

Sólo estando ahí puedes reconocerte en casa, en tu estado natural, pura observación, concentración resplandeciente!

Ramana repetía: Sólo SE en quietud, "Summa Iru", deja que el ser vuelva suavemente a su lugar ...

No se practica para ser... Simplemente SE ES y se abandona toda otra práctica!

Todo lo que requiere práctica o mantenimiento es contrario a nuestra verdadera naturaleza

Lo que es natural no necesita esfuerzo...

El cansancio, el estrés, las presiones de nuestra época se deben a que permanecer en la negación del ser, en la postura de ser un individuo, es totalmente antinatural y consume toda nuestra fuerza vital y psíquica.

Toda la energía divina la consume el mantenernos allí, en el sueño, artificialmente...

¡Permanecer como el SER no requiere esfuerzo!

¡Sólo ser es la práctica!

Dios habita en ti, como tú... 
y no tienes que hacer nada para ser consciente de él como ti mismo, 
ya es tu estado verdadero y natural

Sólo abandona toda búsqueda, 
dirige tu atención hacia adentro y sacrifica tu mente al único ser, 
irradiando del corazón de tu propio ser.

Para que esto sea tu experiencia en el presente, 
el autoconocimiento es el único camino directo e inmediato

Sri Ramana Maharshi

¡OM NAMAH SHIVAYA!




Hoy es JAYANTI
el recordatorio del nacimiento o más precisamente
la encarnación de Sri Bhagavan como Venkataraman Iyer,
el 30 de diciembre de 1879, luego bautizado por Ganapati Muni, como Ramana, aquél que vive en el corazón de todos los seres.

¡El Maha-rishi... el más grande sabio,
nuestro Gurú adorado!

No recordemos hoy aquí su "cumpleaños", 
ya que el nos enseñó con su propia vida (su evangelio) 
a trascender nacimiento y muerte...

Pero si celebremos juntos, como un solo ser... 
¡la realización de su eternidad!

Alcemos el corazón en memoria del ser infinito, 
del ser inmortal, 
del ser eterno que se expresó en forma humana,
a través de nuestro maestro amado!


¡OM NAMO BHAGAVATE SRI RAMANAYA!

HARI OM TAT SAT

_/\_ 

martes, 23 de diciembre de 2014

SAT DARSHANAM - Verso 18 (La fuente)

Cuarenta versos sobre la Realidad
(vivir desde el corazón)


18- Para el ignorante y para el sabio, el mundo existe. 

El ignorante considera que sólo el mundo es real. 
Para el sabio, la fuente, carente de forma, es real, completa.


Todo lo que existe, todo el mundo fenoménico, todo el universo conocido... es sólo esta mente.

La existencia es lo único que hay, la mente es todo lo que hay... y esta es la realidad (SAT).

Pero la realidad formal, lo que se ve en la superficie, no conforma al sabio y se aboca enseguida a encontrar la base, el sustento o el sustrato de esta formación superficial en constante cambio, para alcanzar una idea acabada de lo que es su mundo, y él mismo en esencia.

El "ignorante", o sea nosotros, creemos que el mundo es real porque partimos de la base de que este cuerpo es real, que posee una entidad separada, un ego definido que se constituye a su vez en la base de la creencia mundana o dualista.

Desde el punto de vista del sabio, que ha dejado atrás esta creencia, el cuerpo y el mundo se crean mutuamente, sustentando a su vez la ilusión del falso yo... de la existencia separada y condicionada.

Si VIÉRAMOS directamente no sólo el fenómeno "yo", sino todo lo demás en simultaneidad, incluyendo la base en donde todo esto se produce... no habría necesidad de crear una imagen representativa, una idea, un símbolo alternativo de la experiencia real y completa, siempre presente aquí y ahora.

Lo que vemos es sólo la danza de los elementos, de la fuerza vital manifestándose desde el corazón o la consciencia.

La materia simboliza la energía sutil, ésta a su vez es también un símbolo de la consciencia, de lo que allí se gesta, y lo que percibimos como "nosotros mismos" es también un símbolo del Ser, el sí mismo radiante, el "Atman" en el corazón de cada vida.

No basta con percibir lo que se está manifestando frente a nosotros a cada instante, precisamos abrazarlo, abarcarlo en su totalidad... Necesitamos SENTIR además de percibir, para llegar a captar directamente (sin la interrupción del pensamiento y los otros sentidos) que lo único que existe siempre aquí y ahora, es la emanación natural y espontánea de la conscienca, el fluir continuo del puro ser eterno y claro, como la luz del sol en pleno día, que aunque no puede verse directamente, queda expuesta en cada cosa y en cada ser que anima y que ilumina.

Dice Sri Shankaracharya en el APAROKSHA ANUBHUTI (la realización directa del Ser)


Los textos del Vedanta declaran que en realidad la ignorancia (avidya) 
es la causa material del mundo fenoménico 
al igual que la arcilla es la causa de la jarra. 
Cuando se destruye la ignorancia, 
¿cómo puede subsistir el universo?

Debido a la ignorancia 
una persona solamente percibe a la serpiente y no a la cuerda, 
que es su esencia: 
así el ignorante ve únicamente el mundo fenoménico 
sin conocer la realidad.

Conocida la verdadera naturaleza de la cuerda, 
la ilusión de la serpiente no puede persistir; 
así, conocida la esencia de todo (Brahman) 
el mundo fenoménico desaparece por completo.


La ignorancia aludida aquí no es falta de conocimiento, sino conocimiento erróneo.

El saber mal, las creencias acumuladas, las predisposiciones no liberadas durante la práctica meditativa, el servicio o la devoción, se acumulan y alteran por completo la percepción directa, el cristal por el que vemos la realidad tal cual es.

Una visión poco profunda, carente de concentración o de energía, genera una percepción superficial y equívoca de la situación, una imagen desordenada y completamente falta de conexión entre sus (aparentes) partes.

Todo lo que vemos es solamente una proyección, una recreación mental, natural y espontánea, del aspecto mental que funciona de esa manera, dando forma a la energía del entorno para que el cerebro la interprete, procese, y pueda interactuar sin complicaciones.

El mundo objetivo es nada más que una proyección de la experiencia subjetiva, del proceso creativo natural de la mente pensante.

Esto es lo que produce el efecto que llamamos: "el mundo"...  y más allá de esto no hay nada más!

Lo que experimentamos y percibimos también se halla siempre sujeto a ese condicionamiento funcional.

Pero si somos conscientes de ese error fundamental, o de esa tendencia innata de la mente ordinaria... Y como decía el Sadgurú, simplemente "enderezamos nuestra perspectiva", el mundo no aparece como una creación inexplicable, sino como una expresión natural del puro ser, es una manifestación de la divinidad omnipresente.

Todo lo creado, forma o vacío, todo lo que existe es antes consciencia, está hecho de mi propia naturaleza, y por lo tanto, es mi propio y verdadero SER.

Todo lo que conozco y experimento es mi Sí mismo solo.... Es integralmente mi Ser real que en palabras de los maestros, se expresa como "existencia, consciencia y Amor impersonal" (SAT-CHIT-ANANDA).



El mundo es patente siempre para todos. 
Todos deben saber que "yo y este mundo existimos" (frase del Sad Vidya)

Cuando se formulan estas preguntas:
"¿El yo y el mundo existen siempre?" 
"si en verdad son reales, deben permanecer más allá del tiempo, 
del espacio y de la diferenciación", 
¿lo están realmente? 

Es evidente que solo se los percibe en los estados de vigilia y onírico, 
pero no en el sueño profundo ... 

Por lo tanto, el yo y el mundo a veces aparecen y otras desaparecen. 

Son creados, 
tienen su ser transitoriamente 
y luego desaparecen.




¿De dónde surgen? 
¿Dónde desaparecen? 
¿Dónde van al desaparecer de la vista? 
¿Tales fenómenos pueden admitirse como reales?
¿Cómo difiere el sueño profundo de los otros dos estados?

En el sueño profundo NO hay pensamientos, 
mientras que en los otros dos estados si!

De allí se deduce que los los pensamientos 
deben ser el origen del "yo" y el mundo.

Ahora bien, ¿qué ocurre con los pensamientos? 
No pueden ser naturales, 
si lo fueran, no aparecerían en un momento 
y desaparecían en el otro... 

Otra vez, ¿de dónde surgen?

Su origen, siempre presente y no sujeto a variaciones, 
tiene que se algo que existe realmente.

Deberá ser el estado eterno, 
como se lo expresa en el Upadesha mantra: 

"Aquello de lo que se manifiestan todos los seres, 
aquello en lo cual permanecen y aquello en lo cual se disuelven."

Este verso no es de adoración 
sino una expresión de la Realidad.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi

Esta es la senda que el gran sabio de Arunachala, se cansó de repetir y demostrar con su propia vida, su evangelio.

Conducirnos mediante la indagación profundo a la realidad esencial, la FUENTE única y total, perfecta y realizada siempre aquí y ahora, en todo ser.

Su misión evangélica fue llevarnos amorosamente a la comprensión de que el Yo no es diferente en los distintos niveles

En medio de una experiencia o vivencia o en los intervalos de quietud perfecta este Yo es Brahmán, la misma consciencia universal y total, es la mente ordinaria, la que está leyendo estas palabras.

¡Morar en el Yo es adorarlo!
 Y adorar es prestar atención a ello con todo el corazón...


Para el sabio, la fuente, carente de forma, es real, completa.


Encontrar el espacio de pura presencia, o mejor, dejar que Aquello nos encuentre y morar ahí

El lugar de la mente en el que YA NO es mente, forma o manifestación... sino que es apertura incondicionada, como una ventana pie donde la consciencia ve a la mente, al cuerpo y al mundo.

Allí debemos realizar la ofrenda de esa mente, cuerpo y mundo a la presencia divina que es ausencia absoluta de todo conocer, de toda actividad.

Uno se absorbe en otro y a la inversa, se despliegan uno desde el otro para expresarse ... en emanación espontánea...

¡Pero siempre es UNO lo que eternamente Yo SOY!

No te demores más. Vuelve a La Fuente.
Busca el origen de tu ser actual.
Descubre que eres algo diferente
a todo aquello que es sólo ideal.

Recuerda más allá de tus recuerdos.
Siente por un instante sin pensar.
Sabe ya sin palabras ni conceptos
vuelve al Silencio en el que siempre estás.

No busques más allá. Vuelve a La Fuente.
Y antes que nada hallarás la Paz.
Comprobarás en alma, cuerpo y mente,
que todo surge en Esa Realidad.

Comprende, trascendiendo al intelecto.
Revive, sin morir una vez más.
Desiste de aferrarte al sufrimiento.
Deja lo extraño, vuelve a tu Verdad.

Regresa a tu interior. Vuelve a La Fuente.
Busca la Luz y Ella te hallará.
Siente que sólo eso es suficiente
para permanecer en Libertad.

Sigue la Estrella de los que lo hicieron.
Ama el Amor. Realiza lo Real.
Vuelve a la Luz que da origen al Cielo.

¡Vuelve a La Fuente en esta NAVIDAD !


¡OM NAMAH SHIVAYA!

Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi