Sólo el silencio

El Maestro está dentro. La meditación sirve para retirar la ignorancia externa. Si estás esperando que venga alguien externamente, este también puede desaparecer. ¿De qué utilidad será de un ser transitorio? Mientras pienses que eres un individuo o un cuerpo, necesitarás un Maestro que aparezca en cuerpo físico. Cuando esta identificación errónea desaparezca, descubrirás que el Maestro es el Ser.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi


jueves, 28 de mayo de 2015

SAT DARSHANAM - Verso 35 (El milagro de SER)

Cuarenta versos sobre la Realidad
(vivir desde el corazón)

35- Sólo residir en el Ser es un milagro. 
Los otros milagros son como sueños que duran hasta el despertar.
Quienes están firmemente arraigados en lo Real ...
¿pueden recaer en la ilusión?



Desde la perspectiva no dual el único milagro que existe es que no seamos capaces de reconocer nuestro estado natural, siempre presente aquí y ahora, y vayamos a buscar "las huellas del elefante" al jardín, cuando el animal permanece inmutable en nuestra propia casa.

Los milagros son sólo productos de nuestras creencias... del conocimiento erróneo que hemos convertido en nuestro "dogma", en la base existencial sobre la que apoyamos nuestra ilusoria existencia individual.

Lo posible y lo imposible sólo depende desde dónde miramos y cuando realmente lo hacemos desde la no dualidad, de la simple y pura consciencia del instante, no hay nada que pueda permanecer cinco segundos en tela de juicio... no hay dudas... no hay misterio... sólo hay CERTEZA.

Si bien es cierto que a lo largo de la historia, algunos seres han ejercido ciertos poderes sobrenaturales o siddhis, estos sólo son increíbles ni mágicos, en realidad...

Parecen sobrenaturales desde el punto de vista materialista de la existencia, pero no son para nada extraños a una visión integradora de todas las fuerzas que realmente existen y obran todo el tiempo a nuestro alrededor... aunque no seamos capaces (cegados por nuestras propias ideas limitantes) de apreciarlo.

Sri Bhagavan decía sobre esos poderes extraordinarios o "siddhis", que en definitiva, terminaban siendo más una molestia, una carga extra... que una solución en el camino a la realización:


«A ningún maestro le han importado nunca los poderes ocultos… 
la clarividencia, la clariaudiencia y cosas semejantes 
no merecen la pena tenerlas 
cuando son posibles una iluminación 
y una paz muchísimo más grandes 
sin ellas 
que con ellas»

Estos poderes no son propios de nuestro estado natural, ya que nuestra consciencia no precisa nada que ya no posea para afrontar el proceso de transformación psíquica o psicofísica, que le permita evolucionar y trascender... y por lo tanto, no vale la pena esforzarse, practicar ninguna sadhaná, ni buscar una ayuda externa para conseguirlos...

Son sólo extrañezas o capacidades ocultas de la mente que pueden hasta entorpecer el normal desarrollo de la misma hacia la unificación real con la consciencia, que es la meta en si.

La finalidad de la enseñanza del Sadgurú no es explorar o tener determinadas experiencias que constaten las inumerables capacidades de la mente, ya que esto jamás tendría fin, y terminaría confundiendo al aspirante...

Si tales poderes son alcanzados, seguramente desviarán al buscador de su deber primordial de alcanzar y permanecer hasta ser regenerado en su verdadero estado... NATURAL.

Todo el propósito de la enseñanza de Bhagavan es sumergir la mente en el Corazón, para permitir el funcionamiento del SER libre ego... para que no haya limitación alguna entre nuestro poder de percepción y la totalidad, la entidad cósmica, lo Brahman, o como sea que se llame a la UNIDAD, al SER REAL.

Muchos devotos sin embargo, aseguran que si uno se vuelve con devoción hacia Bhagavan, si se entrega plenamente "a los pies del Sadgurú"... los milagros acontecen... la vida se vuelve maravillosa, la mente se rinde y empiezan a aparecer soluciones mágicas... a los viejos problemas, a las kármicas limitaciones.

Bhagavan repetía que sólo sucedían por obra de la Gracia, el poder Supremo que siempre está esperando para actuar, para abrir el corazón: «la energía divina automática» que al fin encuentra espacio para manifestarse!

Con respecto esos relatos, el Sadgurú siempre guardó silencio... porque entendía que servían para que la mente del devoto SE RINDA ante esa apertura mental inusitada que implica la presencia de un gurú encarnado...


Alza tu cabeza. 
No mires hacia abajo al agitado 
y tormentoso mar de la vida transitoria. 

Si lo haces te hundirás en sus fangosas olas.

¡Fija tu mirada en lo elevado 
hasta que veas la Realidad Espléndida!


Sri Bhagavan Ramana Maharshi 

Y así mostraba que Él realmente no hacía nada especial para propiciarlos... que las "obras del Padre" no eran suyas... porque ya no existía en él ninguna noción de hacedor o experimentador.

Él sencillamente era un canal de lo divino abriendo el corazón de los verdaderos o sinceros devotos...

En lo que respecta al verdadero conocimiento, el que el Sadgurú manifestó durante su vida y transmitió con el ejemplo, como un evangelio vivo, preciso, claro y directo... el único poder necesario es el de permanecer en la propia naturaleza, concentrados sólo en lo esencial... en lo real... en lo concreto que siempre está más allá toda superposición mental, imaginada o ilusoria.


¿Quién precisa tener alas o caminar sobre el agua o dominar el fuego... cuando todo lo que nos interesa está SIEMPRE PRESENTE, CONSTANTE Y SONANTE aquí y ahora?

AQUÍ ... AHORA... Si sueltas todo. ¿Cuál sería el problema?
Si no tocas nada...Si no tratas de entender, ni de cambiar nada... 
Si no superpones ningún conocimiento artificial, recordado o imaginado, 
si ves SOLAMENTE lo que ES...¿Puedes ver algo más?
Si te abres a ESO, A LO ÚNICO QUE HAY... ¿Puedes divisar otra existencia?

¡Ahora puedes sentir la infinita libertad de tu SER
si descansas en la pura y simple presencia
de este momento eterno!

¡OM NAMAH SHIVAYA!

jueves, 30 de abril de 2015

SAT DARSHANAM - Versos 32-33-34 (No es uno ni muchos)

Cuarenta versos sobre la Realidad
(vivir desde el corazón)

32- Las estructuras afirman “Eso eres tú”, sin inquirirse y llegar hasta el Ser que siempre brilla, residiendo como Eso. 
Discutir de nuevo, interminablemente, sólo se debe a la debilidad de la mente.

33- Afirmaciones como “ no me conozco” o “ me conozco”, son motivo de risa ...
¿Acaso hay dos seres, el que ve y lo visto? 
La experiencia de todos es que el Ser es Uno.

34- En vez de residir firmemente en el Corazón en nuestro propio y verdadero estado, disputar acerca de “real o irreal”, con forma o sin forma, “ muchos o uno”, es estar cegados por la ilusión.





Siguiendo la senda del Jñana Yoga, debemos abocarnos a investigar la naturaleza de ese compuesto al que llamamos "mente", insistiendo sobre la cuestión hasta que quede completamente esclarecida.

Hemos constatado en las diversas etapas (yogas) transitadas que en ausencia del pensamiento en particular, y de las actividades de la mente en general, se vislumbra una conciencia residual, apacible y silenciosa, que lejos de atemorizarnos como al comienzo, nos atrae hacia Ella cada vez más, pues la sensación ya no es de "vacío" sino de plenitud, de pura y absoluta certeza.

Ese fantasma creado por las circunstancias y asumido por nosoros mismos como propio, ya no parece tan poderoso ni temerario... Ahora vemos que la "mente" es sólo el aspecto funcional de la Consciencia única, y si bien se expresa de un modo particular en cada objeto, no tiene en sí misma (en su naturaleza esencial) ninguna característica de entidad independiente o autónoma.

El Maharshi enseña a los aspirantes avanzados que en rigor de verdad no existe algo como la mente, y que la entidad denominada "manas" en las escrituras es formada en relación a la esencia del alimento consumido... Luego se expresa como amor, odio, deseo, etc., pero se trata en realidad de un compuesto nacido del intelecto interactuando con el ego, el pensamiento "yo", que recrea la atmósfera de un ser separado y autónomo, reclamando el protagonismo de las acciones que acontecen dentro y fuera del cuerpo.


La mente es sólo un montón de pensamientos. 
Los pensamientos tienen su raíz en el pensamiento "yo"... 
Todo esto consiste sólo en conceptos mentales. 
Ahora usted está identificado con un "yo" equivocado, 
que es el pensamiento "yo". 

Éste surge y se hunde, 
mientras que el significado verdadero del "Yo" está más allá de ambos. 
En su ser no puede existir una separación. 

Cuando estaba profundamente dormido no había infelicidad. 
Mientras que la infelicidad existe ahora.
¿Qué ocurrió ahora para que experimente esta diferencia? 

Mientras usted estaba dormido no existía el pensamiento del "yo", 
mientras que ahora está presente. 

El verdadero "Yo" no aparece, y el "yo" falso está desfilando. 
Este "yo" falso es el obstáculo 
para su conocimiento correcto. 

Averigüe de dónde surge este "yo" falso. 
Entonces desaparecerá. 
Usted será solamente lo que usted es, 
o sea, Ser absoluto.

La mente es un mito... Al representar funciones tan diversas se utiliza el nombre genérico de "mente" para resaltar su naturaleza esencial, y si bien con el agregado en Buddhi (intelecto) parece contar con su propia sensibilidad, la mente es "jada" o insensible y su aparente poder de cognitividad refleja tan sólo su asociación con la conciencia-base.

Nuestro amado Guía también suele utilizar la comparación con el lapso de sueño profundo, pues allí la mente se halla en estado latente, inactiva, y el pensamiento "yo" no surge para ir tras ningún objeto.

Si bien el sueño sin sueños no es idéntico al estado final, la "sensación" encaja a la perfección ya que si tan sólo pudiéramos permanecer en el estado de dicha y desapego que experimentamos en el sueño profundo durante el estado de vigilia, esto sería equivalente a la realización.

Con esto tiene que quedar bien aclarado que el único esfuerzo que podemos llegar a necesitar a partir de aquí, es aquél que se dirige hacia la extinción del pensamiento "yo", y nunca hacia la obtención del "Yo" verdadero, que es eterno y omnipresente por naturaleza.

Todo lo que puede ser obtenido, es suceptible de perderse tarde o temprano... Todo agregado o logro artificial es contrario a nuestra real naturaleza, que está siempre aquí y ahora, inmutable, sin cambio y por lo tanto no requiere esfuerzo alguno de nuestra parte.

Develando el origen del "yo" se encuentran todas las respuestas, o mejor aún, se agotan todas las preguntas, las dudas y los deseos del aparente ser individual...



33- Afirmaciones como “ no me conozco” o “ me conozco”, son motivo de risa ...
¿Acaso hay dos seres, el que ve y lo visto? 
La experiencia de todos es que el Ser es Uno.

La totalidad de la que partimos no puede expresarse de otra forma que a través de la UNIDAD...

Pero esa unidad de consciencia y de propósito no puede realizarse como Aquello que le dio origen, hasta desaparecer por completo ... hasta trascender cualquier estadio de creatividad, cualquier construcción artificial.

Creamos y proyectamos mentalmente en todo lo que vivimos, en cada experiencia acumulada en el corazón de nuestro devenir... pero no podemos crear lo que YA EXISTE, lo que realmente ES LO REAL...

Sentimos ser lo que creemos ver... ¡Vemos la realidad como la vivimos!

La identificación con la forma, física o mental, es la causa del olvido, del sufrimiento y el comienzo de la búsqueda equivocada, de aquello que siempre está presente y patente como la única existencia.

Invertir nuestro tiempo, investigación y meditación, en descubrir en qué se basa esa creencia, creadora de la falsa noción de identidad, produce indefectiblemente un VISLUMBRE de la Verdadera esencia, del trasfondo existencial que es la base de todo.  

Abocarse con seriedad, insistiendo hasta que toda duda desaparezca... Sostener esta investigación, concentrando toda nuestra energía en "ese solo punto"... es la correcta actitud de Atma Vichara, la indagación del Ser.



34- En vez de residir firmemente en el Corazón en nuestro propio y verdadero estado, disputar acerca de “real o irreal”, con forma o sin forma, “ muchos o uno”, es estar cegados por la ilusión.

Para conocer los objetos precisamos del pensamiento, más para conocernos a nosotros mismos; ¿necesitamos algún instrumento o una forma simbólica que nos represente?

Lo inmutable e imperecedero tiene que ser por ende omnipresente, esto es, estar siempre expresado totalmente en el aquí y ahora.

La luz siempre es distinta de lo iluminado... Sin embargo la mente acumula tendencias (vásanas) que la incitan a identificarse con los objetos iluminados y proyectados como tales desde la oscuridad de la memoria personal.

El verdadero conocimiento no es el contenido de los pensamientos, ni de los sentimientos, ni de ninguna otra modificación de la sustancia mental, sino el trasfondo en el que surgen, el Contenedor absoluto, Aquello que ilumina el continente todo con su sola presencia... RESPLANDECIENTE!

Este conocimiento no puede pensarse, objetivarse, ni tomar forma alguna en nuestra mente... La consciencia YO SOY es en sí misma ese resplandor... Por eso decimos que no podemos conocerLo, pero podemos SERLO... ¡Experimentarlo, transitarlo, comenzar a vivir como lo que somos en realidad, como ese espacio de consciencia silenciosa que pulsa y brilla en nuestro corazón!



"Yo Soy" es Dios, no es pensar "Yo soy Dios".
Realice el "Yo Soy" y no piense "Yo Soy".
"Sabe que Yo soy Dios", se dice,
no se dice, "Piensa que Yo soy Dios"...

Se dice "YO SOY el que SOY". 
Esto significa que una persona debe permanecer como el "Yo". 
Ella es siempre solamente el "Yo". 
No es nada más. 
Sin embargo, la persona pregunta: ¿quién soy yo?...
Una víctima de la ilusión preguntaría: ¿quién soy yo?, 
no un hombre plenamente consciente de sí mismo.

La errónea identidad del Yo con el no-yo 
hace que usted pregunte: 
¿Quién soy yo?

Sri Ramana Maharshi

¡Yo soy plena consciencia de mí mismo sin ningún agregado, por ende, lo natural en mí es lo permanente y lo que atestigua todo lo accesorio o transitorio!

Permanecer en la consciencia sin objeto, en el origen virginal de todos los pensamientos, persistiendo ante cualquier estado u objeto que aparezca superpuesto sobre ese trasfondo de absoluta pureza, es la única práctica requerida en el luminoso sendero del Jñana Yoga.

Este permanecer como el Ser, no implica identificarnos, fijar o seguir aquello que surja en la consciencia, sino por el contrario, ser simplemente lo que somos siempre, sin nombre ni forma, sin calificación alguna, sólo consciencia pura, consciencia sin más, sin calificar ni inventariar nada de lo que presenciamos ya que conocemos por propia experiencia la verdadera entidad de toda apariencia.

Se le pide al Jñani por última vez (y para siempre), que intente permanecer como el continente, sin relevancia del contenido que se capte o se conozca a través de los órganos de los sentidos y la conciencia, más allá de todos los cambios en la superficie.

Presenciando como espectador desapegado esta tan extraña aparición, conscientes de que no es lo último, ni lo esencial, sino que tiene que existir una base firme o inmutable para que ella se manifieste.

Esa conciencia que experimenta las acciones del cuerpo como movimientos propios es hija de la sensación YO SOY, que a su vez es un reflejo transitorio y por tanto, debe surgir de una base firme, permanente, eterna... El Yo real.

La biblia dice: Estad quietos y conoced que Yo soy Dios.

Al despertar por la mañana lo primero es YO SOY como sensación, en seguida ese sentimiento toma forma y busca una imgagen o represetanción dimensional... El intelecto responde con el objeto "cuerpo"... Así este "yo", apócope de yo-soy-el-cuerpo se constituye en el primer pensamiento y la raíz o sujeto referente de todos los demás que surjan.

La poderosa Luz del Ser pasa en pocos segundos a ser obstruída por una sombra conceptual que se interpone y la sofoca, trastocándola...

¿Qué sucede aquí para que perdamos de un momento a otro la referencia existencial que corresponde a nuestro estado natural?

La Enseñanza del Sadgurú se basa fundamentalmente en que investigando este fenómeno de transposición, sigamos ese circuíto energético hasta su origen, llegando así al punto o al nivel de mayor desapego que seamos capaces de soportar.

Esta indagación sagrada no tiene principio ni fin... porque si bien decidimos hacerla consciente en un determinado punto de nuestra transición, ella ya estaba ahí... de antemano... preexistía desde el origen mismo de la creación, en cada partícula de energía cósmica, en cada átomo del universo...

Y tampoco tiene fin, porque no termina hasta que esa Consciencia de Brahman (totalidad) se halle establecida, trascendiendo aún la maravillosa estancia en la Unidad o Samadhi... que tampoco es el final!

Entonces sencillamente... al desaparecer el efecto engañoso (la identificación con lo percibido), la causa (la perspectiva mental o sensoria) también se diluye ... y conocemos el Samadhi con objeto, sin objeto y el natural, Sahaja Samadhi, desde donde nos habla el Sadgurú...


Esa consciencia pura ya está ahi, pero tiene que develarse íntegramente en esta existencia temporal, hasta establecerse de manera definitiva... todos los sabios pasaron por esa etapa, a pesar de su iluminación temprana, y teniendo la fortaleza necesaria en su espíritu (producto de esa visión anticipada) como para permanecer allí.. en ese estado REGENERADO, en ese origen esencial... sin agregados!

Una vez madurado el fruto (TRYAMBAKAM) del estado natural... la semilla universal... lo que está más allá de las palabras!

No hay otro lenguaje que el SILENCIO para transmitir esta experiencia... o dejarse llevar por la mirada del Gurú... hasta ese estado indescriptible de Amor Universal!

No hay UNO ni MUCHOS... Ni unidad, ni totalidad... todos son conceptos!

¡Somos eso mismo que no acepta otra definición ni conceptual, ni vivencial... que LO QUE ES!

¡SÓLO LO QUE ES, SOY... Y LO QUE SOY, SIMPLEMENTE ES!

¡OM NAMAH SHIVAYA!



miércoles, 1 de abril de 2015

SAT DARSHANAM - Verso 31 (sólo el Ser ES)

Cuarenta versos sobre la Realidad
(vivir desde el corazón)

31- ¿Quién puede entender el estado de uno que ha disuelto su ego y reside siempre en el Ser? 

Para él, sólo el Ser es ...

¿Qué le queda por hacer?




La única forma de disolver cualquier resistencia a la VERDAD ABSOLUTA, SIMPLE Y OBVIA, es buscarla... encarar su raíz, su origen, su fuente... y no detenerse por nada ... jamás!

Ahí buscamos a este yo, como una araña en su telaraña, buscamos al pensador... pero en realidad buscamos el origen, la fuente del pensamiento y de la confusión...

Por eso los textos antiguos nos hacen preguntas, pero no nos dan respuestas... porque nos instan a que investiguemos, a que VEAMOS por nosotros mismos!

Cuando alcanzamos a comprender, no intelectual, sino de manera vivencial que todo lo que existe, lo hace en virtud de causas y condiciones...independientes de un operador o agente intermediario, y que en el mismo instante de surgir desaparece nuevamente en su propia fuente sin dejar rastro...

Cuando realizamos que todo este universo aparente se trata de un proceso de aparición y desaparición de momento en momento, superpuesto sobre la base única, sobre la REALIDAD esencial que nunca cambia ni se modifica... ¿qué más podemos esperar?

Una vez que captamos que AQUELLO que está siempre aquí y ahora, es sólo el resplandor de la LUZ suprema que abarca la totalidad de la existencia... ¿Porqué iríamos a buscar al pasado o al futuro respuesta alguna?

Ahora SABEMOS de primera mano que el "yo" es sólo un concepto, una formación o construcción mental, y es completamente ilusorio... vacío de identidad real... porque cuando lo buscamos no encontramos nada que pueda decirse "esto es yo", porque cuando decimos esto es… ya ha cambiado!

¡ Pero decir eso es una cosa, y otra muy distinta es experimentarlo !

Sólo cuando tenemos ese VISLUMBRE sagrado podemos comenzar a investigarlo, y a familiarizarnos nuevamente con él, a morar allí... en ese espacio abierto de consciencia... a vivir en el corazón!

Por eso llamamos al este vislumbre o desenlace: LIBERACIÓN, porque sólo al verlo claramente frente a nosotros nos liberamos de este pequeño yo conceptual oscuro que nos mantenía contraídos, encerrados en una cárcel de ideas asociadas, limitados a nuestra tendencias innatas, condicionados por nuestras predisposiciones latentes y por todo lo que representa la identificación con un mero concepto mental.

Entonces vemos con claridad que ESO no es QUIENES SOMOS, pero no podemos saberlo realmente por una tercera persona, sólo cuando llegamos a ESA VISIÓN en nosotros mismos... entonces lo sabemos... ¡DESPERTAMOS!

Entonces SÍ nos detenemos... pero ya no seremos nosotros... la búsqueda, la visión alcanzada y la entrega espontánea, habrán consumido todo rasgo de individualidad... y ÉSE es precisamente el momento mágico y sagrado en el que EL GURÚ APARECE:



Yo no sólo enseño la doctrina de AJATA. 
La misma verdad debe ser expresada de diferentes maneras 
según la capacidad del que escucha. 

La doctrina de ajata dice: 
«Nada existe excepto la única realidad. 
No hay nacimiento ni muerte, no hay proyección ni reabsorción, 
no hay buscadores, ni atadura, ni liberación. 
Sólo existe la Unica Realidad». 

A aquellos que encuentran dificultad en aceptar esta verdad y preguntan: 
«¿Cómo podemos ignorar a este mundo tan sólido 
que vemos a nuestro alrededor?». 

A estos se les muestra la experiencia del sueño diciéndoles: 
«Todo lo que se ve depende del que ve. 
Aparte del que ve, no hay nada que ver. » 

Esto se llama drishti-srshti vada o bien, 
el argumento que uno crea lo que surge de la mente 
y luego ve lo que la mente de uno mismo ha creado. 

Algunas personas no pueden aceptar esto y continúan argumentando: 
«La experiencia del sueño es tan corta, mientras que el mundo siempre existe. 
El sueño se limitó a mi, pero el mundo es experimentado 
y visto no sólo por mi, sino por mucha otra gente. 
No podemos llamar a un mundo así inexistente». 

Cuando la gente argumenta así, 
se les puede dar la teoría de srishti-drishti, como por ejemplo: 

«Dios primero creó tal y tal cosa, de tal y tal elemento, 
y luego creó otra cosa y así siguió». 

Eso satisfará a este grupo.

Si sus mentes están insatisfechas y siguen preguntando: 
¿cómo es posible que la geografía, los mapas, las ciencias, las estrellas, 
los planetas y las leyes que gobiernan a todo esto, 
y el conocimiento de esto mismo sean una ilusión? 

A ellos es mejor decirles: 

«Si, Dios creó todo esto y usted lo está viendo».. 

Sri Ramana Maharshi


Lo único que intenta el Sadgurú es DETENERNOS... mostrarnos que la búsqueda tiene que detenerse en un punto... y ese punto es AHORA, es apertura, es aceptación incondicional, entrega de toda esperanza, temor y juicio con respecto a lo que verdaderamente somos!

Si no paramos de crear ilusión, lo bueno o lo malo, correcto o incorrecto, verdadero o falso... Nunca nos hallaremos a nosotros mismos, frente a frente con ese espacio abierto y vacío, siempre lleno de Luz... AQUELLO que realmente ES.

Podremos experimentar iluminaciones temporales o graduales cada vez más profundas, más simples y puras, pero sólo el vaciar la consciencia de todo contenido es verdaderamente GOZO SUPREMO.

Y no es vacío, porque precisamente es el GOZO lo que llena a partir de entonces TODO "nuestro" espacio de consciencia en el estado natural.

Se trata de decidirse a vivir desde una nueva consciencia del corazón, una consciencia conectada a todo lo que ES.

Se dice que ESA VIVENCIA es necesaria pero el sufrimiento es opcional, porque las circunstancias no importan, sólo el "estado" de consciencia importa.

Meditación en sanscrito significa "estar libre de cualquier tipo de medición o evaluación, libre de toda comparación, de todo devenir"

No estás tratando de convertirte en algo más...

¡Estás de acuerdo con LO QUE ES... y nada que no sea "solar" puede alcanzar el SOL!


.Conocer al Ser" significa "ser el Ser". 
¿Puedes decir que no lo conoces? 

No puedes ver tus propios ojos sin utilizar un espejo para mirarte, 
pero ¿niegas la existencia de tus ojos? 

Así, también deberías ser consciente del Ser 
aunque no lo percibas fuera de ti. 
¿O niegas tu Ser porque no lo percibes objetivado? 


Cuando dices "yo no puedo conocer al Ser", 
estás hablando de la ausencia del mismo en términos de conocimiento relativo, 
porque estás acostumbrado al conocimiento 
y a identificarte con él.

Tal identidad errónea ha forjado la dificultad de no conocer al Ser en ti, 
que es tan obvio y que no puede ser separado de ti. 

Preguntas: "¿Cómo puede uno conocerlo ?" 
Tu dificultad se centra en el "¿cómo?" 

¿Quién quiere conocer al Ser? 
¿Puede hacerlo el cuerpo? 
Permite que responda el cuerpo. 
¿Quién dice que percibe el cuerpo ahora?
...

Tu obligación es Ser, y no ser esto o aquello. 
"Yo soy el que Soy" resume toda la verdad. 

El método se resume en "aquietarse". 
¿Qué implica "aquietarse"? 

Conlleva "destruir el yo". 
Porque cualquier actitud que adoptemos 
es la causa del problema. 

Deja a un lado la frase "Yo soy esto, yo soy aquello", etc. 
Nuestras Escrituras dicen: 
"ahamiti sphurati" 
¡Brilla como el "Yo"!

(Talks: 20-2-37)

El ser lo que ES como ES, está siempre más allá de todo análisis... Todo conocimiento fabricado se disuelve al instante.

La mente a partir de allí se convierte en no-mente, en lugar de elegir FIJAR un objeto u otro... soltarlos todos!

Todas las acciones de un ser así son siempre SIN PUNTO DE REFERENCIA, por lo tanto estarán para siempre libres de intención personal, de la idea de actuar o dejar de hacerlo.

Y la vida en ese estado puro de SAHAJA SAMADHI no puede producir ninguna nueva realización, por lo que carece para siempre de esperanzas, temores y deseos particulares... si aparecen, se disuelven al instante como una la ola en el mar o el chorro de agua en la fuente.

VIVIR DESDE EL CORAZÓN es vivir en esa apertura, que es UNIDAD absoluta pero consciente, es experiencia directa y completa de lo que realmente ES como ES, incluyéndolo todo, ABSOLUTAMENTE.

No hay hacedor ni experimentador, ni cosa experimentada... La vida de realiza de instante en instante, de unívoca forma, sin dualidades... Sólo hay consciencia de esa REALIDAD y esa consciencia es gozo, y ese gozo es unidad, es PRESENCIA continua, es PAZ perfecta!

Pero esto sólo podremos VIVIRLO una vez que hayamos realmente trascendido la tensión entre observador y observado, soltando completamente al observador, al hacedor y todo otro punto de referencia.

Sólo estando conscientes de estar conscientes, y nada más... Sin esfuerzo alguno volver a sentirnos cómodos y plenos en ese estado natural sin agregados.

Detenerse, aquietarse, destruir al falso "yo" es sencillamente ¡PARAR! de producirlo.

Simplemente VOLVER A CASA, a vivir desde el corazón, desde el centro de toda la existencia, desde ese espacio infinito y omniabarcante, sin NADA MÁS QUE HACER QUE SÓLO SER... sin otro foco que la CONCIENCIA MISMA, libres al fin de aceptación y de rechazo, libres de toda separación y dualidad!

AL IGUAL QUE RAMANA A LOS PIES DE ARUNACHALA, MORAR EN PLENA CONSCIENCIA ABIERTA A LA ÚNICA Y TOTAL PRESENCIA UNIVERSAL QUE ES SHIVA MISMO, QUE ES EL SADGURÚ AMADO... QUE ES SATCHINANDA!


YO SOY LO ÚNICO QUE ES:

¡SOY SAT-CHIT-ANANDA!


¡OM NAMAH SHIVAYA!





Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi