Sólo el silencio

Aunque la realidad del ser ha sido establecida de muchas maneras,decirlo no es suficiente: el ser sólo es conocido por experiencia propia.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi

ॐ नमः शिवाय

jueves, 28 de abril de 2011

UPADESA (Jñana Yoga -22) Yo soy

22.- Yo soy la Existencia Una, no el cuerpo, 
los sentidos, aires vitales, intelecto e ignorancia, 
pues ellos son inertes y de hecho, 
inexistentes.

Yo soy es lo primero que viene a la existencia... El primer reflejo que percibimos al salir del sueño profundo es esta sensación de ser y conocer los diversos estados de aproximación a esta experiencia.

La noción "yo soy", seguida del pensamiento "yo sé que soy", es lo primero que nos ocurre como individuos, en este mundo virtual, en esta selva de pensamientos en la que despertamos súbitamente.

Y también esta conciencia YO SOY es lo último que experimentamos antes de pasar al estado de sueño, por lo que se infiere que esta cualidad perceptiva subsiste en estado potencial, aún ante la ausencia de objetos que captar, más allá de los tres estados de la mente (vigilia, sueño y sueño profundo).

Los conceptos de ausencia y presencia se refieren siempre a la cognitividad que aparece como una atribución del intelecto y de la estructura psicofísica que la sustenta.

No es la conciencia la que se regenera en cada estado, sino los estados los que se suceden sobre la misma conciencia, sobre una única base existencial, uno tras otro, guardando estricta correlación con la aptitud energética del cuerpo físico para moverse o expresarse.

Resulta inverosímil que esta conciencia permanente y trascendente a la vez a toda modificación circunstancial, pueda llegar a identificarse con los componenetes de la visión transitoria y relativa como la que proviene de la individualidad, de este mal sueño inconsistente y pasajero.

Así lo expresa el Acharya de Siva, Sri Sankara, en los versos iniciales del Aparoksha Anubhuti, donde reafirma su identidad basándose en la única existencia que se puede corroborar como omnipresente e independiente del tiempo y el espacio, la única realidad continua y completa, que está siempre aquí y ahora sin excepción.

¡Que extraño que un individuo, sabiendo muy bien 
que su cuerpo le pertenece, como cualquier mueble, 
siga conforme con la idea de que él es el cuerpo!

Soy en verdad Brahman, siendo ecuánime e imperturbable; 
mi naturaleza es Existencia, Conocimiento y Beatitud. 
No soy el cuerpo (en ninguna forma, ya sea densa, sutil o causal) 
que es la inexistencia misma. 
A esto los sabios llaman el verdadero Conocimiento.

Soy invariable, sin forma, inmaculado y eterno. 
No soy el cuerpo que es la inexistencia misma. 
A esto los sabios llaman el verdadero Conocimiento.

Soy inmune a toda enfermedad, soy inconcebible 
(porque soy el único y eterno sujeto), libre de alternativas, 
y soy Aquel que da sentido a todo y penetra todo. 
No soy el cuerpo que es la inexistencia misma. 
A esto los sabios llaman el verdadero Conocimiento.

Sin atributo o actividad, soy el eterno, 
el siempre libre y el imperecedero. 
No soy el cuerpo que es la inexistencia misma. 
A esto los sabios llaman el verdadero Conocimiento.

Soy libre de toda impureza, soy inmóvil, ilimitado, 
sagrado, sin vejez e inmortal. 
No soy el cuerpo que es la inexistencia misma. 
A esto los sabios llaman el verdadero Conocimiento.


Sri Sankarâchârya
APAROKSHA ANUBHUTI
La Realización Directa del Ser

La inexistencia del cuerpo y sus adjuntos puede ser probada sencillamente al investigar lo que sucede en el sueño profundo, cuando la mente y todo lo demás desaparece sin afectar la continuidad y plenitud existencial de la conciencia que los anima.

Por eso recalca el Maharshi en el verso inicial, que los elementos que componen esta falsa noción del ser individual o ego, son inhertes (y de hecho inexistentes), ya que es un hecho concreto y comprobable que carecen de sensibilidad y de sustancia cuando están separados de la conciencia.

El temible ego no existe en realidad... Su existencia no puede ser probada porque proviene de la ignorancia de nuestra real naturaleza, del olvido circunstancial de nuestra verdadera identidad.

Al constituir simplemente una falacia, una intuición creada artificialmente por el intelecto, no tiene realidad alguna y por lo tanto, no puede ser combatido ni destruído de otra manera que a través del convencimiento correcto, del verdadero conocimiento.

Si en lugar de resistirlo y darle entidad lo apreciamos como un efecto de una causa suprema y primordial, en la que se origina y se pierde cíclicamente, se trasformará en una instancia más a superar y trascender en el arduo sendero del autoconocimiento.

Cualquier intento de destruirlo o contrarestar sus nocivos efectos no hará más que fortalecerlo, pero si se lo interroga y se investiga acerca de su origen desaparecerá sin duda alguna, como un espejismo desaparece al acercarnos y constatar su falsedad.



Si al Yo lo miramos como el ego, 
entonces nos convertimos en el ego, 
si lo miramos como la mente 
nos convertimos en la mente, 
y si lo miramos como el cuerpo 
nos convertimos en el cuerpo. 

El pensamiento es el que crea las envolturas de tantos modos... 

No repare en el ego 
ni el accionar de éste, 
vea sólo la luz, que está detrás. 

El ego es el pensamiento del Yo. 
El verdadero "yo" es el Yo.


Sri Ramana Maharshi

Buscamos al Yo con el Yo, como quien busca los lentes que tiene sobre la nariz... Al enfrentar al ego desde la perspectiva de la conciencia, este fantasma transitorio se esfuma, como lo hace la ilusión proyectada sobre la realidad al ser abordada por un medio válido de conocimiento.

Así como la cuerda que creíamos una amenaza, acaba con la ilusión de la serpiente sin contradecir su aparición o existencia transitoria, así la Vedanta constituye el medio válido de conocimiento para dejar atrás la ilusión del ser individual sin darle entidad alguna a aquello que es simplemente producto de una falsa noción, de un error de apreciación.

Realizando al individuo como el Yo transitorio (aham), se desemboca en el substratum y allí desaparece todo tipo de conocimiento o comprensión que pueda llegar a trastocar la visión limpia y pura de la Verdad definitiva ... Y entonces sólo queda la realidad de fondo, la única existencia en su estado natural de sólo ser.

Hasta haber dejado atrás el poder de cognitividad tan atrayente y exclavizante, no podremos saborear lo incognoscible, no llegaremos a vivenciar nuestra esencia tal cual es, simple y desnuda, plena, total.

Desde el punto de vista individual y transitorio no podemos apreciar lo trascendente, lo más simple y completo de todo, lo uno sin segundo...

¡YO SOY LA EXISTENCIA UNA, todo lo demás es mental, es inherte y de hecho inexistente!


Los ojos no me disciernen.
Los oídos humanos son sordos a mi silencio.
No soy ni de la tierra, ni del aire, ni del agua, ni del fuego. 
Los que quieren nombrarme quedan reducidos al silencio, 
porque soy el Conocimiento, 
la Vida, 
el ABSOLUTO.
Shankara




TAT TWAM ASI! 
TÚ ERES AQUELLO!



OM NAMAH SHIVAYA

OM NAMO BHAGAVATE SRI RAMANAYA

HARI OM TAT SAT

OM SHANTI, SHANTI, SHANTIHI


5 comentarios:

  1. "No repare en el ego
    ni el accionar de éste,
    vea sólo la luz, que está detrás.

    El ego es el pensamiento del Yo.
    El verdadero "yo" es el Yo".

    ¿Que más se podría añadir?

    TAT TWAM ASI!

    Gracias amigo!

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Ganapati:

    ¿Como podría agradecerte esta Upadesa que tan concienzudamente estás desmenuzando?.

    Aun así, la evidencia de la afirmación de Ramana: "No repare en el ego ni el accionar de este" cobra sentido a poco que experimentemos con nosotros mismos.
    ¿Como puede un objeto mirar a otro objeto?...Es imposible.

    Gracias mi querido amigo y hermano en el Ser.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Amado Ganapati:

    "Cualquier intento de destruir el ego o contrarestar sus nocivos efectos no hará más que fortalecerlo, pero si se lo interroga y se investiga acerca de su origen desaparecerá sin duda alguna, como un espejismo desaparece al acercarnos y constatar su falsedad"

    Pues interrogemos Amado Mio.. y que el espejismo desaparezca..

    Abrazo Eterno y Gracias de nuevo por acompañarnos en este Amor Inmenso..!

    ResponderEliminar
  4. Gracias amigos en el Ser!

    Gracias por resistir hasta el final, aunque a esta altura espero que ya vaya quedando claro que no hay ningún final, nada que alcanzar, porque no hay comienzo...

    En ustedes siempre ha estado esta enseñanza, como lo demuestran sus sabios comentarios, y el nivel de profundización que han obtenido en estos últimos tiempos!

    Estoy seguro que habran reforzado su vínculo con el verdadero Maestro, con el Sadgurú en su corazón!

    Con eso me siento complacido, aunque no haya habido ningún merito en este simple mensajero...

    Como les dije desde el primer día: El mensajero no es relevante, pero sean siempre fieles al MENSAJE, a la enseñanza sagrada que no abunda en estos días!

    Namasté queridos amigos, ya queda poco, no queda nada, lo que queda es lo que ES, son ustedes... y sólo allí YO SOY!

    ResponderEliminar
  5. Querido Hermano Mensajero:

    Sólo GRACIAS es lo que puedo dejarte como mensaje.

    Decirte que el silencio en el que me encuentro en también presencia.

    No se trata de tener "ganas" de escribir unas palabras sino que en algún punto quedamos por sobre ellas.

    Un gran abrazo eterno.

    Tus desarrollos han sido para que nosotros no nos desviemos del camino.

    Cada lectura es una reafirmación de que el sendero es el correcto.

    Seré persistente. Sin motivo. Seguir indagando.

    El Silencio comienza a aparecer solo, se establece sin motivo, es decir, luego de que sucede te das cuenta de que se produjo.

    Es felicidad, y paz.

    Con Amor infinito.

    NAMASTÉ!!! _()_

    ResponderEliminar

TAT TVAM ASI (Tú eres Aquello que es lo único que ES)

OM NAMAH SHIVAYA



Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi