Sólo el silencio

Aunque la realidad del ser ha sido establecida de muchas maneras,decirlo no es suficiente: el ser sólo es conocido por experiencia propia.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi

ॐ नमः शिवाय

jueves, 30 de septiembre de 2010

Autoindagación

Una vez que descubramos en nosotros mismos el Silencio congénito, como la fuente inagotable de sabiduría esencial, aprenderemos por añadidrua a hermanarnos con esa voz interior o silenciosa y a seguirla incondicionalmente, aún sin divisar inicialmente su sentido último.

Desde esta perspectiva de total entrega y máxima concentración, es que tenemos que encarar la última etapa del sendero de autoconcimiento, del camino que no se recorre, sino que se refunde en un mismo centro, porque no pretende llevarnos "lejos" como cualquier sendero sino hacernos cada vez más pequeños, para dejarle más espacio a la realidad.

Y en este único sentido sólo podemos llegar a un único punto culminante, a un sólo método en el que desembocan todas las ramas preestablecidas y conducentes a "paramarta" el fin último de la existencia, la realización.

Esta es la AUTOINDAGACIÓN, Atma Vichara o la indagación del ser.

Si bien este método se hizo mundialmente famoso a través de la enseñanza de Sri Ramana Maharshi, éste no fue el primero ni el único en recomendarlo y reafirmarlo contínuamente.

Y así lo hizo, muchos siglos antes el gran maestro de advaita Sankara, en su  monumental obra, APAROKSHA ANUBHUTI.


En este muy recomendable escrito "La Realización Directa del Ser", Adi Sankaracharya sintentiza de forma extraordinaria la predisposición, las cualidades y sobre todo la forma adecuada de hacer la instrospección, meditación y asimilación del único principio, para los serios y sinceros aspirantes a la realización.

En todo momento el insuperable Acharya aclara, que quien desea la Liberación debe reflexionar constántemente sobre el Conocimiento Supremo, y que para llegar a este Conocimiento Silencioso o "Samadhi" no podrá valerse de ningún otro método que no sea la "investigación".

Este es sólo un extracto de este maravilloso tratado que recomiendo sea estudiado y meditado contínuamente, y reiteradas veces, por todos aquellos que sientan especial interés en profundizar sobre Advaita Vedanta y su proceso de realización:

¿Quién soy yo?
¿Cómo fue creado este mundo?. 
¿Quién fue el Creador?.
¿De que materia está hecho el mundo?. 
Tal es el modo de analizar.

Mantenerse independiente de todo como resultado 
del único indivisible concepto 
de que en verdad "yo soy Brahman", es bien conocido 
por el término dhyana (meditación) 
productor de la dicha suprema.

El olvido completo de todos los pensamientos, 
primero haciéndolos inmutables 
y luego identificándolos con Brahman
 es llamado samadhi; 
también es conocido como el Conocimiento.

Con mucho cuidado el aspirante 
debe practicar esta meditación 
que revela su natural dicha, 
hasta que llegue a dominarla completamente. 

Entonces surgirá espontáneamente en un instante 
cuando quiera estar en ese estado.


Sri Sankarâchârya (s. VIII)
APAROKSHA ANUBHUTI
La Realización Directa del Ser

La eficacia de este método no puede ser puesta en duda bajo ningún punto de vista, aunque para que éste sea además de eficaz, eficiente, requiere del aspirante la máxima concentración, discernimiento y desapego, cualidades éstas que no se heredan, sino que se exteriorizan desde el corazón, tras un largo tiempo de ardua práctica  y profunda meditación...




TAT TWAM ASI

OM NAMAH SHIVAYA


Continuaremos en la próxima entrada 
con AUTOINDAGACIÓN

6 comentarios:

  1. A través de la meditación, espontáneamente, automáticamente, sin saber cuando y sin esfuerzo, podemos llegar al Conocimiento único, al shamadi.

    Como meditar?. Soy meditando cuando hago las tareas contidianas?. Creo que en un primer paso se puede meditar como los maestros indican, pero después se puede meditar andando, corriendo o escuchando música...

    Namasté!!.

    ResponderEliminar
  2. Así es amigo Gorka... todo tiene que llegar naturalmente, porque es la naturaleza y no nosotros, la única que se está "realizando".

    Y como dices, la meditación no debería transformarse en una práctica, sino en un modo de vida... en el estado natural de la mente, para que en todas las actividades del día a día seamos nosotros mismos y esa vida sea vivida en realidad.

    Namasté Amigo!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por esta muy buena manera de orientar-nos en el camino e intentando sembrar buenas formas de reflexión para no perdernos en Mayâ.

    Saludos!!!

    Tat Tvam Asi.

    ResponderEliminar
  4. Así es JC, creo que todos tuvimos la misma inclinación, sintiendo que había que profundizar un poco más... aún a sabiendas de que el camino Advaita debe ser recorrido en soledad, y que sólo nos estamos encontrando en las "paradas", o sueños de vigilia.
    Pero aún en estas escapadas, debemos estar atentos de no caer de nuevo en viejos cículos viciosos, o trampas del ego.

    Y la autoindagación es la mejor vacuna contra las tentaciones ... indagando: "a quién le surgen..?" llegamos a ver su vacuidad.

    Gracias por acompañar siempre... en la unidad del Ser!

    TAT TWAM ASI

    HARI OM TAT SAT

    ResponderEliminar
  5. Veo solo lo que mi mente me
    permite ver, pero aquí veo
    mucha verdad.

    ResponderEliminar
  6. Namaskar Vasishta, bienvenido a mi humilde casa!

    Recuerdo el Yoga Vasishta como uno de los tratados que más me ayudaron en mis comienzos y aprovecho para recomendar a todos esta magnífica obra que forma parte del Ramayana, así como lo hice con el Aparoksha de Sankara.

    Namasté!

    ResponderEliminar

TAT TVAM ASI (Tú eres Aquello que es lo único que ES)

OM NAMAH SHIVAYA



Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi