Sólo el silencio

Aunque la realidad del ser ha sido establecida de muchas maneras,decirlo no es suficiente: el ser sólo es conocido por experiencia propia.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi

ॐ नमः शिवाय

sábado, 25 de junio de 2011

UPADESA (Final -30) RAMANA ETERNO

30.-Esta autoindagación, carente de ego, 
es una gran austeridad que revela el Yo. 
Esta es la verdad autorrealizada 
expresada por el sabio Ramana.

La Felicidad suprema que está más allá de la esclavitud y la liberación, más allá del pensamiento... es "esta autoindagación carente de ego" con que el Maestro continúa el verso anterior y corona su excelente obra.

Si todavía quedaba alguna duda sobre cómo entender Atma Vichara (la autoindagación del Ser), si era correcto repreguntar continuamente desde el torbellino de la mente, o inquirir sobre la naturaleza real sin haberla saboreado ni siquiera un instante... Aquí el SadGurú vuelve a recalcar que es necesario primero estabilizarnos en el estado regenerado, libre de condicionamientos espaciotemporales, y desde ese punto de vista, tal como si miraramos desde la cima del monte Arunachala, ir enfrentando cualquier posible reacción proveniente del ego, esperando que los "enemigos" vayan saliendo uno a uno, hasta desenmascararlos a todos... develando su verdadero origen.

Alcanzar el nivel de madurez espiritual que propicie tal desapego y claridad mental puede llevar  años, vidas, cuerpos... Pero ninguna medición temporal será imporante en la etapa en que estamos unidos al Ser, en la forma del Gurú, siempre aquí y ahora.

Los maestros aclaran al referirse a Tapas (práctica de austeridades), que los prolongados ayunos y hasta Mouna (permanecer silente) inclusive, si bien tienen un efecto depurativo sobre la mente, propician otro contraproducente o al menos funcional al ego, ya que acrecientan su autoestima, fuerza de voluntad y poderío.

Hay una austeridad suprema que no produce efectos secundarios ni peligro alguno... La autoindagación enseñada y demostrada por el gran Santo de Arunachala, como el último paso en el sendero del Jñana Yoga ... la última abstinencia ... la máxima entrega ... la suprema renunciación!

Este Tapas supremo consiste en morar en esa paz inexpugnable, en ese vacío existencial sin referencia alguna, desnudo y silente, manso y quiescente... Se trata de permanecer libres de ego y de todo aquello con que podamos llegar a identificarnos, sin viendo objetos sino simplemente ver como el ser... Viendo el ser desde la perspectiva de la no-dualidad, el ser manifestando, el ser existiendo, el ser "siendo"... Donde hasta ahora veíamos conocimiento, conceptos separados, verdad mutilada, realidad fragmentada.

Vivir en ese espacio vacío de consciencia pura es permanecer sin pensamientos, y esto no puede derivar en otra cosa que el Silencio... Silencio real y concreto que ya no sólo es base o trasfondo, sino plenitud, existencia realizada en la unidad.

Permanecer en el sagrado silencio, en contacto con la Gracia del Gurú, al fin reconocido como el Sí mismo, es alcanzar esa Felicidad Suprema que está más allá de cualquier concepción individual.


Después de la realización el discípulo piensa:
"Estaba tan preocupado. Después de todo,
soy el Yo, el mismo que antes,
pero sin que nada me afecte;
¿dónde está quien se sentía tan afligido?
No está en ninguna parte como para que lo vea".

¿Qué hemos de hacer ahora?
Tan sólo actuar acatando las palabras del maestro,
trabajar dentro.

El Gurú está dentro y fuera. 
Por eso crea condiciones para impulsarlo hacia afuera 
y prepara el interior para arrastrarlo hacia el centro.
Por tanto, empuja desde fuera y tironea desde dentro
para que usted se fije en el centro.

En la sola presencia del Maharshi, al ver una fotografía o leer un extracto de sus pláticas, sentimos en mayor o menor medida una desacostumbrada atracción y una familiaridad para nada extraña o ajena a nuestra esencia.

Sentimos íntimamente que es esa voz interior que sólo fluye en el silencio, la que nos señala su valía y resalta el poder liberador Su presencia.

El flujo interno de corazón a corazón, que tantas veces podemos apreciar y saborear en Su Mirada, no es otra cosa que la refulgencia de la Gracia del Sadgurú dispensada continuamente hacia nosotros.

Esa Corriente eterna de beatitud es nuestra naturaleza real, la felicidad suprema que está más allá de la esclavitud y la liberación.

Lo pleno tiene que absorberlo todo, no puede haber plenitud en la confrontación... Por eso, la Santa Presencia del Maestro absorbe todo a su alrededor y lo conduce al Silencio congénito, prístino, original, donde el ser permanece en estado puro.

Si esta misma claridad interna se transladara a cada instante, de manera de constatar que esta presencia no es otra que la del Sí Mismo en el corazón... No desearíamos a partir de entonces, otra cosa en la vida que morar allí, a Su sombra, a Su amparo... A Sus Pies.


De manera similar, el sadgurú Ramana siguió esa misma guiación hasta la base del monte Arunachala (a los pies de Siva) devocionalmente al principio, para comprender más tarde que esa desbordante devoción hacia la Montaña sagrada se trataba sobre todo del mandato hacia la completa "inmovilidad", hacia la permanencia en total quietud y firmeza mental (manolaya)... y al cumplimiento de esa simple y profunda sadhana, se entregó durante el resto de su vida en Tiruvanamalai.

Hallar a Siva, "lo auspicioso" siempre en perfecto estado de equilibrio, armonía o meditación en nosotros, es alcanzar el refugio o la cueva sagrada donde se asienta la consciencia pura, y donde debemos permanecer hasta que se desate completamente el intrincado nudo de la existencia individual.

Realizando que el Señor es el SER puro y simple, libre y eterno, y entregándonos a Sus Divinos Pies, llegamos al punto donde ya no hay caminos, ni hay quién los transite, donde sólo nos resta esperar por la Gracia,  para que finalice la obra divina, "matando sin matar" todo lo que sea irreal en nosotros, todo lo que no sea Sí mismo, lo que no puede ser Eterno, Inmortal.



El pensamiento «yo» es el primero en morir 
para aquellos que se han refugiado 
del miedo a la muerte,
a los Pies del Conquistador de la muerte.

En adelante son, naturalmente inmortales.
¿Pueden ser asaltados alguna vez
por el miedo a la muerte?

El Sadgurú demostró en su propia vida que no hay diferencia entre Bhakti y Jñana, siempre que en el corazón prevalezca la firme determinación de unirse a su verdadera naturaleza eternamente realizada.

Cuando se pierde por el completo la capacidad de discernir, la mente misma se estabiliza en el más elevado estado de desidentificación o samadhi.

Existen tres tipos de samadhi en la filosofía Vedanta, Salvikalpa, Nirvikalpa y Sahaja Samadhi, siendo con objeto y sin objeto, los dos primeros respectivamente, y el último más allá de toda objetividad... Este último es el estado natural y puro del ser absoluto, el samadhi espontáneo en el que más tarde o más temprano nos encontraremos completamente desnudos de todo condicionamiento externo e interno.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi fue la perfecta escenificación del Sahaja Samadhi en la tierra, así como Budha dió el perfecto ejemplo del modo de trascender el intelecto, y Cristo hizo lo propio con la primera, pero fundamental etapa de superar la identificación con el cuerpo.


Esta es la diferencia entre los Avatares, encarnaciones o vehículos de la divinidad, y los demás maestros secundarios que conocemos.

Los Avatares, jamás caen en contradicciones ni ambigüedades en sus exposiciones, por la misma pureza con que fue formada la estructura mental desde donde la emiten.

Recordemos solamente la imagen de la Virgen que engendra al Niño rey, como símbolo de la asepsia con la que llegan estas almas puras, que nacen para nuestra fortuna y demuestran con sus vidas, la enseñanza espiritual que necesita plasmarse de acuerdo al momento histórico por el que atraviesa la especie humana.

Estos Mahatmas, grandes seres liberados por nacimiento, nos dejan su ejemplo evangélico para que no queden dudas de que su enseñanza es totalmente viable y realizable en el estado actual de evolución del ser humano.

Tal es el caso de Sri Bhagavan Ramana Maharshi, el otrora joven  Venkataraman,  quien habiendo obtenido a muy temprana edad la liberación espontánea, que lo llevó instantáneamente más allá de la identificación con el cuerpo-mente, abandonó sin saber todavía porqué y cómo,  su sentido de ser para dirigirse a los Pies de Siva, en su forma de Arunachala, y permanecer allí en Sahaja Samadhi, cada instante de su gloriosa vida... la que se transformó así en un verdadero "evangelio".


Siva es el ser que asume estas formas 
y la consciencia que las ve. 
Es decir: Siva es el trasfondo que subyace 
en el sujeto y el objeto, 
y así mismo Siva en reposo y Siva en acción, 
o Siva y Shakti. 

Cuanto se diga que "es", 
es sólo la consciencia, Siva.
La fuente original de  los pensamientos 
son los Pies del Señor, Iswara. 

El amor a Sus Pies, plasma bhakti.

¡La devoción se origina en los Pies del Señor!

Piensa en los Pies del Señor 
y bebe el Néctar.

El gran santo de Arunachala nos recordaba que adorar la realidad sin forma, es la mejor manera de adorar y la única forma de alcanzar la permanencia de la mente en el corazón... Pero aclaraba que si alguien era incapaz de adorar al Ser sin darle forma, la adoración con forma era aceptable. Pues la veneración sin forma era sólo posible para aquellos que habían trascendido la mente y el ego.

Lo realmente notable de este recordatorio es que un ser que obtuvo la liberación a la manera de un jñani yogui nos recomiende la "adoración" como medio de permanencia en el estado puro, y recalcando que aún para aquellos que han logrado la realización más allá del sentido individual, éste era el modo de permanecer como jivan-muktas o liberados en vida, hasta que se concrete la suprema absorción y liberación de la forma física, al consumirse totalmente el prarabdha karma.

El poderoso impacto del mensaje de vida de Bhagavan no fue la autoindagación como muchos creen, sino la permanencia en el Yo, en la sola consciencia virgen o impensada, en la inmovilidad a los Pies del Señor, que significa simplemente el "umbral" hasta el que podemos llegar como conciencia, más allá del intelecto, y antes de que la mente se exteriorice.

Ante la incomprensión e insistencia de sus devotos el método recetado es la autoindagación, pero la meta ejemplificada a la perfección en su viva Presencia, fue siempre la simple estancia y permanencia inquebrantable a los Pies de la Montaña Inmóvil y llena de Gracia, que lo había atraído cuando niño.

El simbolismo de "los Pies" no es otro que el de la base existencial o consciencia, como trasfondo vacío y absolutamente libre, más allá del cual ya nada existe y donde ya no hay nadie que sepa nada, ni algo que alguien deba saber.

Allí mora triunfante el dios Siva, el Sí Mismo autorealizado... Justo sobre Sus Pies está el Señor, el Yo puro en su perfecta naturaleza, eterna, sin cambio y completamente independiente.

Todos los demás dioses adoran solamente a Siva, 
y ponen sus cabezas coronadas a los Pies de Él.

Esa adoración involuntaria es sólo natural del Siva.
Por distintos que sean los cuerpos, 
la mente sólo se pierde a los Pies del Señor. 
¡Y la dicha inunda!

Adorar a Dios con flores 
y otros objetos externos es problemático.

Deposita tan sólo una flor -tu corazón- 
a los Pies de Siva, y permanece en Paz.

La devoción es Jnana, 
pues la mente que se pierde a los Pies de Siva 
queda limpia de ignorancia, 
conocimiento y liberación.

Selección hecha por Bhagavan 
de la obra Sivananda Lahari 
que describe la Devoción suprema
de Adi Sankaracharaya. 

La Gracia del Sadgurú nos ha despertado del sueño de la ignorancia en el que vagabamos... Ahora sabemos que la esclavitud, el conocimiento y la liberación son sólo conceptos, atributos agregados en Buddhi, el intelecto humano, y no existen más que circunstancialmente como un espejismo autocreado por el egoísmo.

La Felicidad es nuestra propia naturaleza, y lo que es natural es inherente al ser...

Es inmanente y trascendente a la vez!

Es lo que somos cuando no asumimos nada más, ningún atributo o cualidad externa, nada más ni nada menos que nuestro Yo Real, vacío de todo, abierto a todo, siendo uno en todo.

Toda conciencia implica identificación con el proceso dual de conocimiento, pero la Consciencia del Ser, es siempre no dual, inmóvil, inmutable.

Este mismo aspecto del ser, al que llamamos consciencia, vuelto sobre sí mismo, sobre su origen, nos sitúa en un estado completamente libre de condicionamientos, vacío de objetos, pleno de pura Existencia, Consciencia y Dicha ...

Ante la incapacidad de nombrarLo o formarLo, algunos lo llaman Sat-Chit-Ananda, otros simplemente lo adoran en el silencio del corazón como el Uno indiviso, lo absoluto, lo Brahman... Eterno, puro, inamovible!

¡La enseñanza superior del Maestro, es aquella que impartió a través del Silencio!

No hay nada más que pueda decirse... y no hay nada más necesario que morar en esta quietud, sin tiempo.

Desde la refulgencia de Su Gracia Bhagavan repetía que "ser es realizar", y lo sintetizaba en la sentencia bíblica: YO SOY EL QUE SOY.

Por su Gracia sabemos que cuando la mente permanece vacía, sin objetos, pura y limpia de pensamientos, se devela automáticamente como consciencia ... y la consciencia, el Yo y el Gurú son uno mismo...

¡La existencia es consciencia ... y la Consciencia es el Ser... es la Paz más allá de toda comprensión, Plenitud de Ananda, siempre aquí y ahora... libre de amor y odio!


Oh, Mi Gurú: 
Tu Gracia sólo deberá operar a través de mi
para eliminar mi oscuridad y darme Luz...

Amado hijo...
Uno no puede ver a Dios y, 
sin embargo, retener la individualidad.

El que ve y lo visto se unen en un solo Ser.
No hay conocedor, cognición ni conocido.

¡Todos se funden solamente en el Siva Único y Supremo!


SRI BHAGAVAN RAMANA MAHARSHI


OM NAMAH SHIVAYA

OM NAMO BHAGAVATE SRI RAMANAYA

HARI OM TAT SAT

12 comentarios:

  1. Ahora si Hermanos en el Ser, todo ha terminado!

    Ha quedado bien claro que la Enseñanza principal es la que es Sadgurú imparte a cada uno en el silencio donde encontramos la plena refulgencia de Su Gracia, en la comunicación directa de corazón a corazón!

    De más estaría ensayar cualquier tipo de despedida porque les aseguro que estaré junto a ustedes por siempre, y si le otorgara la mínima importancia a esta o cualquier entidad individual, la Upadesa habría caído en saco roto!

    Sólo me queda agradecerles de corazón por la atención y el cariño dispensado, y disculparme por los errores y faltas que seguramente habré cometido al no estar a la altura de la suprema Enseñanza del Gran Santo de Arunachala!

    Un lujo para mi haber tenido semejantes compañeros de estudio... En ese Silencio profundo, a los Pies del Gurú seguiremos aprendiendo y fundiéndonos en la unidad con el puro Ser, siempre aquí y ahora!

    Que la Gracia del Maestro los siga alumbrando por siempre y Su Paz se instale definitivamente en cada corazón!

    OM NAMAH SHIVAYA!

    OM NAMO BHAGAVTE SRI RAMANAYA!

    HARI OM TAT SAT!

    ResponderEliminar
  2. "Después de la realización el discípulo piensa:
    "Estaba tan preocupado. Después de todo,
    soy el Yo, el mismo que antes,
    pero sin que nada me afecte;
    ¿dónde está quien se sentía tan afligido?
    No está en ninguna parte como para que lo vea".

    ¿Qué hemos de hacer ahora?
    Tan sólo actuar acatando las palabras del maestro,
    trabajar dentro.

    El Gurú está dentro y fuera.
    Por eso crea condiciones para impulsarlo hacia afuera
    y prepara el interior para arrastrarlo hacia el centro.
    Por tanto, empuja desde fuera y tironea desde dentro
    para que usted se fije en el centro.

    Por su Gracia sabemos que cuando la mente permanece vacía, sin objetos, pura y limpia de pensamientos, se devela automáticamente como consciencia ... y la consciencia, el Yo y el Gurú son uno mismo... ¡La Consciencia es el Ser!

    Un lujo leer esas palabras eternas que has publicado desde el corazón, dictadas por el sabio de Arunachala...

    Nos vemos amigo... Gracias!!

    Namasté!

    ResponderEliminar
  3. Un placer haber podido seguir esta serie de enseñanza que, diciendo siempre lo mismo, siempre parece nueva.

    Agradecimiento y abrazos eternos Ganapati.

    ResponderEliminar
  4. Querido Hermano:

    Me he tomado el tiempo para dejarte unas palabras.

    Ha sido un hermoso y maravilloso camino el que compartimos todo este "tiempo sin tiempo" entre todos nosotros.

    Leìa en forma paralela el Texto del Maestro...Nam Yar y Ulladu Narpadu.

    Siempre el Sadgurù estuvo presente entre nosotros guiàndonos hacia la pregunta central para descubrir finalmente que el yo(no-ser) nace y toma el lugar del Ser y asì se instala la existencia ilusoria.

    Luego de estos vaivenes de introspecciòn y aprendizaje de como debe ser la verdadera auto indagaciòn, junto a tì y tus auxilios, que no son màs que obra del maestro, lleguè a un momento en donde solo me queda esperar que salgan uno a uno y automáticamente son descubiertos como intrusos en la paz del silencio.

    Quiero decir con esto que constato en mi experiencia personal estos aspecto que se hacen "visibles" a cuenta gotas y "como a lo lejos".

    En este bello e interminable instante de paz eterna que se expresa como silencio, y que no se hace comprensible sino de a momentos, te doy mi eterna GRATITUD,que es igual a la tuya.

    Me prosterno en Amor y paz a los pies del Maestro y sólo entrego la flor de mi corazón que creció y floreció en el Valle de Su Silencio y regado por las palabras llenas del Néctar de la Verdad del Ser...espero ya libre de inquietudes.

    ...La pregunta que se le hizo al Maestro Ramana fué:

    P: ¿Nam Yar? (¿quién soy yo?)

    y el Maestro contestó, escribiendo en el polvo, desde el silencio que
    ya habitaba...

    R: Arive Nam!! (La Consciencia Esencial del propio Ser)

    Querido amigo...

    "La realidad que brilla en el corazón como "yo" solo es "Yo".

    Te saludo con las manos juntas y mirándote a los ojos, llenos de Amor, me inclino levemente a tus pies que son los del Maestro quien a tu travès, nos ha guiado.

    OM NAMO SHIVAIA!!!

    OM NAMO DAKSHINAMURTI!!!

    OM NAMO RAMANAIA!!!

    NAMASTÈ!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ganapati. Me sumo a tus palabras: Que la Gracia del Maestro Nos siga alumbrando por siempre y Su Paz se instale definitivamente en Nuestro corazón!
    Namasté!

    ResponderEliminar
  6. Amado, Ganapati.. Gracias!
    Y Permanecemos Aquí, "matando sin matar"... Namasté!

    ResponderEliminar
  7. Mis saludos Maestro, y mi pedido de que recuerdes a mi madre a quien iniciaste en Nueva Helvecia, cuya devoción a su Gurú ha sido una constante en su vida y es el centro de las nuestras. Om Gurudeva

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por este maravilloso post. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Namaste.Convido você a visitat meu bloghttp://hridayam-saberdesi.blogspot.com.br/
    Shanti.Meireles.

    ResponderEliminar
  10. http://zianagel.webs.com/#ziana-price
    ziana review [url=http://zianagel.webs.com/#laser-treatment-for-acne
    ] ziana anti aging [/url] ziana acne gel ziana anti aging ziana vs differin

    ResponderEliminar

TAT TVAM ASI (Tú eres Aquello que es lo único que ES)

OM NAMAH SHIVAYA



Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi