Sólo el silencio

Aunque la realidad del ser ha sido establecida de muchas maneras,decirlo no es suficiente: el ser sólo es conocido por experiencia propia.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi

ॐ नमः शिवाय

viernes, 26 de noviembre de 2010

UPADESA (Karma Yoga -3-) Las acciones puras


3.- Las acciones que se realizan con una actitud 
de dedicación al Señor, 
sin apego al resultado, 
purifican la mente y son un medio 
para obtener la liberación.

En la estrofa anterior el Maestro llamó nuestra atención para indicarnos que son las impresiones acumuladas (vasanas) las que van limitando cada vez más nuestra libre conexión con el estado natural, de silencio, de paz y felicidad plena.

Estos limitantes internos o subjetivos, nos recuerdan el concepto cristiano del "pecado" y su consecuente rebote psicológico, carga de sufrimiento y culpabilidad que parece imposible de superar o redimir aún contando con la ayuda de los sacramentos, la confesión y la oración arrepentida.

Pero el Maharshi nos muestra ahora otra salida, desde un enfoque mucho más amplio... Si bien es necesario darnos cuenta de lo que estas impresiones generan en nosotros, ahora sabemos que no son las acciones en sí mismas las "pecaminosas" o dañinas, sino "el apego al resultado", el querer adjudicarnos su autoría y posteriormente el juicio de valor del intelecto, que deriva en orgullo o culpa, lo que da  lugar al nacimiento de miedos, deseos y otras impresiones que quedan truncas en la memoria, por la misma contracción que producen en todo este complejo aparato psicofísico.

Generalmente deseos y miedos son considerados como los causantes de la degradación humana, pero sabiendo de dónde provienen podemos apreciar que siempre son carentes de sustancia o verdadero contenido y realidad, pues su relleno, puramente mental, no es más que las falsas nociones o percepciones distorcionadas, producidas por la mente condicionada y confundida por la acumulación de tanta información mal procesada y almacenada equívocamente.

El Maharshi nos enseña en esta instancia que las acciones no son nuestras en definitiva, y por tanto debemos ofrecerlas o entregarlas a un fin mayor, o para ser más exactos, a un fin y a un poder REAL y no a un supuesto individuo que ni siquiera sabe lo que realmente desea, o lo que es más conveniente para su desarrollo y el de sus semejantes.

La intencionalidad desaparece cuando tomamos conciencia de que no podemos medir el alcance real de nuestros actos y que tampoco estamos capacitados para evaluar su verdadera finalidad, en el marco de la existencia unificada, de esta totalidad de que formamos parte como seres humanos.

Lo que sí está en nuestras manos es la "actitud", afirma el Maharshi y por lo tanto (saliendo al fin de esta aparente contradicción y paradoja), lo único que podemos y debemos hacer es dedicar al Señor supremo todos y cada uno de nuestros actos cotidianos, no sólo los religiosos o concernientes a la adoración o a la práctica en sí ... Sino en cada uno de los pasos que vayamos dando, conscientes de Su Presencia, de la misma forma que se ofrece el alimento (como Prasad) ante los altares en la India... y con ese mismo espíritu y permaneciendo atentos a Sus mandatos, recibir sus frutos con total sumisión, completa aceptación y alegría de poder compartir con nuestro creador, sus dones.

Así llegamos aquí a una más completa definición de Karma Yoga: la actitud de entrega al Señor en la ejecución de las acciones y de alegre aceptación de los resultados obtenidos.

Si encuentras imposible suprimir la conciencia del "yo", 
entonces, conviértelo en "yo servidor". 

No hay motivo para temer al ego que piensa constantemente 
"Soy el servidor de Dios; soy Su devoto; soy Su hijo". 
Los dulces causan dispesia, pero el azucar cande, es una excepción. 

El "yo servidor",el ego de un devoto y el de un hijo
-cada uno de éstos es como la línea trazada con un palo en la superficie del agua-.No dura mucho tiempo.


Sri Ramakrishna

Otros maestros modernos nos hacen esta misma recomendación desde la perspectiva de la acción espontánea, no reactiva, que no provenga de la memoria ni de la acumulación... ni del recuerdo, ni de la imaginación o proyección de todo aquello almacenado anteriormente, en el pasado.

Con total conocimiento de causa, grandes maestos como Krishnamurti o Jean Klein, afirman que la acción no premeditada, libre de toda estrategia o intencionalidad, no deja "huella" en la memoria, pues en esa intervención virgen se produce un "soltar" y toda asociación queda liberada, reencausada a su finalidad natural, siempre exenta de individualismo o dualidad.

Libres de aceptación y rechazo las acciones desde ese estado de pureza no serán ya un peligro para nosotros y la vida se tornará naturalmente dichosa y desapegada, disfrutando cada instante como el último y el primero de una nueva vida, sin otra necesidad que se constituya finalmente en una carga o requiera un esfuerzo adicional para alcanzarla.

La mente se ha purificado hasta tal punto, que ella misma apunta a su propia disolución (no teniendo ya otras espectativas de vida), dirigiéndose directamente a la Fuente, a la que está segura de pertenecer.

Tal vez todas estas recomendaciones puedan sintetizarce en la simple actitud de "no intervención" o del testigo, que deriva finalmente en la santa "aceptación" tan necesaria para recuperar el equilibrio interior... pero en definitiva: ¿que es, sino "entrega" lo que lleva al hombre a la realización de todas estas maravillosas afirmaciones? 

Ya en el pasado habíamos recibido esta misma enseñanza, y al igual que estas tendencias negativas, también yacen en nuestra memoria sentencias tan poderosas como aquella: HÁGASE TU VOLUNTAD y NO LA MÍA, del Maestro Jesús, o "NO YO SINO TÚ EN MÍ", que apuntan en definitiva a encarar con firme decisión esa entrega tan necesaria para comenzar el proceso de receder hasta el origen, el camino de la liberación a través del autoconocimiento (advaita).

Y lo que afirmaba Cristo, así como todos los verdadero maestros del Ser, no era otra cosa que lo que el Maharshi llama en esta estrofa "liberación"... Una retorno a la libertad que es nuestra por naturaleza y que sentimos inmediatamente en cuanto desoímos al "yo" y nos alineamos al "TÚ" interior, a Yo supremo...cuando libres entonces de pasado y futuro (propios de la personalidad) no somos nada más que ese "yo destello", o chispa fugitiva, y todas esas tendencias que lo tienen como centro, también son nada... nada más que el reflejo de ese Divinidad sobre las aguas.

Por esto Ramana siempre recomendaba: la indagación o la entrega, según las aptitudes del aspirante ... y si puede ambas, mucho mejor, pues todo lo que apunte al Ser ayudará a librar a la mente de la hipnósis del ego.

La verdadera ENTREGA comienza cuando desaparece por completo el "yo"... "Yo" y "mío" son producto de la ignorancia, "Tú y Tuyo" implican el sometimiento de la mente al único y real Conocimiento.



Se dice en el Tirucachagam: 
"Aunque soy peor que un perro, 
Tú te has encargado graciosamente de protegerme. 
Tú mantienes esta ilusión engañosa del nacimiento y de la muerte. 
Además, ¿soy yo la persona que ha de someterte a examen y juzgarte? 
¿Yo soy aquí el Señor?

¡Oh Maheswara, a ti te corresponde 
hacerme rodar a través de los cuerpos, 
mediante nacimientos y muertes, 
o mantenterme fijo a Tus pies!"


No podemos dejar de actuar ni renunciar a hacerlo. Tampoco renunciar a los frutos, pues son inevitables. Pero sí podemos renunciar al deseo de que los resultados sean los previstos por nuestra mente mezquina, desechando la intencionalidad de gozar como individuos de esos "frutos", ofreciéndolos al Señor, al máximo dispensador, a su verdadero dueño.

Entonces la acciones no nos atan, no generan "karma" o residuos negativos en la mente, no crean impresiones a modo de tendencias y predisposiciones (vasanas) fijadas en la conciencia... y esto es lo que se conoce como: "acción pura".

En el Bhagavad Gita (el Canto del Señor) Sri Krishna abre la mente de Arjuna (su discípulo iniciático) con la cortante afirmación de que Él mismo es el autor, y a su vez está más allá de las acciones. Y pasa a explicarle el significado de Karma Yoga, o el yoga de la acción pura:



¿Qué es la acción? 
¿Qué es la inacción? 
Incluso algunos sabios no ven diferencia entre ambas. 

Te enseñaré la Verdad que hace que una acción sea pura, 
y esta Verdad te hará libre.

Así sabrás qué es la acción, 
al tiempo que reconocerás qué es una acción mala. 

Aquél cuyas intenciones están libres del deseo y la codicia, 
y que ha quemado ya todo su karma en el fuego del Conocimiento: 
a tal hombre llaman sabio aquéllos que pueden ver.

Un hombre tal, que ha renunciado al fruto de sus acciones, 
está siempre contento y libre de toda dependencia; 
y aunque interviene en la acción, él no actúa.

Sin esperar nada a cambio, él actúa solamente con su cuerpo, 
manteniendo su mente bajo control, 
entregando todo lo que tiene: de este modo, él queda libre de pecado.

Él se contenta con cualquier cosa que el destino le depara, 
pues está más allá de la dualidad de este mundo. 
Se muestra íntegro tanto en el éxito como en el fracaso, 
sin ningún síntoma de celos. 
Sus acciones no le atan.

Esto es liberación: 
Su mente ha encontrado paz en la sabiduría 
y está libre de toda atadura,
sus obras son actos de amor devocional. 
Las acciones de un hombre así son puras.


Las acciones "puras" purfican la mente, y esta vez sí que vale la redundancia, porque precisamente si actuáramos constante y naturalmente, esto es, con la pureza original, permaneceríamos siempre en el PARAISO biblíco y nunca terminaríamos siendo ¡deportados de nuestro propio reino!

Es que la mente sólo se enturbia cuando comienza a funcionar inadecuadamente, centrada en algo que no es real ni natural para su plan de vida... Cuando deja de ser funcional al Ser, a la unidad, y pasa a serlo a la dualidad o personalidad, es cuando comienza a generar todo tipo de traumas y lesiones, que obstruyen desde la percepción hasta la más mínima partícula de los distintos cuerpos.

Por eso las acciones puras se constituyen en un "medio" para la liberación, porque nos aseguran primeramente dejar de acumular residuos y sostenidamente, con la firmeza necesaria, el definitivo retorno al estado natural de sólo ser.

Para el Maharshi, "Dios" y el Gurú son sinónimos, ya que representan la única Presencia verdadera en nuestros corazones, y por esto mismo ambos son igualmente el YO único y supremo, omnipresente, inmutable y autoconsciente.


En el curso de su labor debe haberse entregado al Poder Supremo 
cuya potencia deberá tenerse presente sin pérdida de vista jamás... 
Ni siquiera ha de preocuparse por el resultado de sus acciones. 
Sólo entonces el Karma se torna desinteresado.

Si se entregó a Dios o al Gurú, 
el Poder al cual se ha entregado lo llevará por el rumbo correcto. 
Quien trabaja ya no necesita preocuparse por la rectitud 
o falta de rectitud de su rumbo. 

La duda sólo surgirá si no llega a obedecer 
muy minuciosamente al Maestro.


Sri Ramakrishna siempre repetía, para remarcarle a sus discípulos la necesidad de la entrega, que según un dicho antiguo, "a los gurúes se los puede encontrar por cientos y miles, pero es difícil hallar un solo chela (discípulo)", significando que hay muchos que pueden dar buenos consejos... pero son pocos quienes los siguen.

Cuando la entrega es sincera o total, no se dudará un instante en seguir la senda marcada por el Gurú, Dios o la voz interior, que se diferencia absolutamente del coro de gritos y quejas de la personalidad que hasta ahora nos presionaban interior y exteriormente.

Entonces ya no nos importará tanto la obtención o el logro de la liberación, sino que el camino mismo se convertirá en servicio al Gurú, y éste a su vez fortalecerá los simientos de esa relación básica para la vida humana, que se apoya en la comunión con su Creador ... la relación de unidad con la Fuente eterna, la que normalmente conocemos como adoración o devoción.

Continuaremos con Upadesa Sara (Bhakti Yoga) ...



OM NAMAH SHIVAYA
OM NAMO BHAGAVATE SRI RAMANAYA
HARI OM TAT SAT

16 comentarios:

  1. Mi querido Ganapati, me quedo con esto.

    ..."No podemos renunciar a la acción ni dejar de actuar, pero sí podemos renunciar a la apetencia de sus frutos y ofrecérselos al Señor"...

    Magnífica recopilación de textos sobre la materia, expuestos, relacionados y comentados, con la maestría que te caracteriza.

    Otra vez gracias por la Luz que se vierte a través de ti.

    Un abrazo en el Ser, Ganapati.

    ResponderEliminar
  2. Muchos pequeños diamantes en esta magnífica entrada karma yoga -3-.

    Me quedo con este colage que con tu permiso he hecho:

    "Un hombre tal, que ha renunciado al fruto de sus acciones,
    está siempre contento y libre de toda dependencia;
    y aunque interviene en la acción, él no actúa".

    "Las acciones puras purifican la mente"... Y cuando la mente se purifica:

    "Ella misma apunta a su propia disolución (no teniendo ya otras espectativas de vida), dirigiéndose directamente a la Fuente, a la que está segura de pertenecer".

    No puedo decir nada más...

    Simplemente gracias desde el "yo destello" o "chispa fugitiva".

    Un abrazo compañero!!!.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Aviló, querida amiga, por tus comentarios siempre alentadores.

    Podemos renunciar a las asociaciones con los personajes, como un actor al quitarse sus ropas de teatro. Sólo basta respondernos a nosotros mismos, si realmente queremos hacerlo.

    En tu caso, estoy seguro que así es. Por eso, tus comentarios son tan relevantes en este humilde espacio de meditación.

    La Luz siempre nos halla, cuando hay quien la busque. Por eso, gracias a ti.

    Un abrazo Amiga en el Ser!

    ResponderEliminar
  4. Gracias querido Gorka!

    Puedes realizar todas las relaciones que gustes, estoy seguro que siempre servirán para aclarar y resumir tanto rollo.

    Así es, cuando la mente reconoce su origen, es decir, se reconoce como una chispa o destello de la única consciencia, también tiene que admitir que el océano no puede ser la gota, y sin embargo, lo es... al morir la idea de ser "gota" o mente.

    Un abrazo compañero y amigo en el Ser!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Amado Ganapati, por esta enseñanza tan importante..
    Llevarla a la práctica, es ir muriendo.. la entidad psicológica muere de inanición..
    Practiquemos.. estemos atentos..y postrados veremos que se hace Su Voluntad.. que es la Nuestra..
    Namasté, Amado!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Madre amada!

    Gracias por tu paciencia, y a todos les agradezco porque me doy cuenta que estos primeros pasos deben resultar algo densos para los más avanzados... pero entiendo que debemos ir paso a paso, porque todos, tal vez sin darnos cuenta, habremos salteado seguramente alguno de estos puntos esenciales de la enseñanza sagrada.

    La palabra "entrega" a veces asusta o cansa, pero como tu dices, se trata de ir muriendo al ego, poco a poco... por eso quise mencionar a los maestros más contemporáneos o menos tradicionales que plantean lo mismo desde el "atestiguar", no intervenir, dejar fluir, permanecer en la escucha o abandonar el pasado y el futuro, y atender sólo al ahora... Estos planteamientos son muy bien recibidos y festejados y sin embargo, siempre hablamos de lo mismo...ojo, no lo digo como una crítica, pero tal vez, el Maestro quiso que replantearamos esta enseñanza para replantearnos a nosotros mismos qué es lo que realmente queremos o necesitamos: ¿nuevos conceptos o verdadera libertad?

    Creo que todos amamos lo mismo, nuestro ser real, por eso todos buscamos conscientes o no, la realización... aunque algunos prefiramos usar la muletilla: "estamos realizados ya", sabemos que tenemos que quitar mucha basura para volver a lucir como corresponde, en caso de que el Verdadero Maestro venga por nosotros.

    Lo mejor es permanecer atentos, como dices, y así no tendremos nada particular a qué renunciar o que entregar... perdón por la lata, es que contigo siempre me vuelvo a lo reflexivo. Gracias también por eso, por contenerme!

    Gracias Madre amada por tu apoyo y por tus consejos siempre tan sabios!

    ResponderEliminar
  7. Querido Hermano:

    Te y les cuento una intimidad que solo es para los hermanos del sendero, pero que yo NO sé Xqué sucedió, solo sé que fué lleno de Amor y Profundo Agradecimiento.

    Que me sucedió...

    Hoy Sábado, como casi todos los sábados, realizo una práctica de Japa Mala y que hoy fué particularmente extensa (dos horas) pero que en ningún momento me sentí cansado sino que más bien aliviado, luego de una semana agotadora de trabajo.
    La cuestión es que luego de terminar me quedé en silencio y de pronto y de la nada sentí alegría, amor, agradecimiento y SE ME SOLTÓ un llanto casi desgarrante desde el fondo de mi corazón y con mis ojos empapados de lágrimas solo agradecía a tal punto que mientras escríbo nuevamente se llenan mis ojos de lágrimas.
    La cuestión es que no me importa el porqué sino que Sé que por algo sucedió esto y que en algún momento, el Maestro a través de la Voz Interior me lo hará comprender.
    Quería com-partirlo con Uds. porque esta entrada no quisé leerla antes por cansancio y porque me gusta dedicarle todo el tiempo y la dedicación; y fué hoy, a casi doce horas de mi meditación, y AGRADEZCO la confirmación de tantas cosas que vengo vivenciando y que solo se "sienten" en soledad.
    Confirmo en mi practica de todos los días todo lo que hoy el Hermano Ganapati ha escrito con tanto amor y doy GRACIAS A TODOS LOS MAESTROS que continuaron en el tiempo la enseñanza de esta Sagrada Vedanta Advaita hasta estos días.

    Me quedo con ...

    "NO YO, SINO TÚ EN MÍ", y...

    "TÚ y Tuyo".


    OM NAMO NARAYANAYA!!!
    (Salutaciones a Dios, Señor de todas las cosas)


    KHAM BRAHMAN (Todo es Dios)

    --Yoga Vasishtha--

    ResponderEliminar
  8. Gracias hermano querido por lo que nos compartes!

    Una gran alegría leerte, con esa emoción y entrega con que lo entonas. Me parece estar ahí y ver tus ojos llenos de amor divino, convertido en lágrimas de alegría y sonriente de paz...

    Obviamente no importa el porqué, pero verás que justamente en la próxima entrada (donde comenzamos con bhakti) mencionamos este tipo de experiencias, que nos llegan como apertura a una nueva dimensión del ser, a un nuevo estado de conciencia.

    Se agredece lo de la práctica, doblemente, pues me estaba costando apoyar los próximos temas, en algo que aparentemente la advaita rechaza, que es la práctica devocional... pero precisamente, para eso elegimos esta obra, para compatibilizar las viejas creencias, con la verdad suprema.

    Me uno a tu agradecimiento al Señor de todas las cosas: OM NAMO NARARAYANAYA!

    Y descontamos que será Él, quien nos seguirá guiando en este camino sin retorno hacia Sus Pies!

    Gracias Hermano querido en el Ser, por todo lo que nos brindas y por darle el toque de realidad a este enseñanza, que no es ni debe ser jamás, sólo teórica!

    NAMASTÉ HERMANO!

    ResponderEliminar
  9. Gracias J.C. por contarnos esa experiencia no-dual de alegría y agradecimiento!. Realmente emocionante cuando se lee...

    KHAM BRAHMAN!.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Ganapati,
    como dice Gorka muchos diamantes ensartados que, en mi caso, llevan al silencio, ¡no puede haber mejor cosa!
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Gracias José Manuel!

    Tu presencia alcanza... Si sientes comentar, seguro será de utilidad, pero tu silencio también ayuda!

    Un gran abrazo Amigo y compañero!

    ResponderEliminar
  12. Desde que lo publicaste, lo he leído varias veces, y me venían un montón de ideas, pero en definitiva está aquí todo dicho, y como su propio nombre indica: karma, acción, es un tema de "verlo" en la acción, de estar atento y constatar sin la menor sombra de duda que los resultados de las acciones no nos pertenecen ... preciosamente explicado en la cita del Bhagavad Gita.
    Un abrazo querido Ganapati!

    ResponderEliminar
  13. ah! gracias a JC por compartir tanta belleza!

    ResponderEliminar
  14. Gracias Victoria!

    Sí, aquí el Maharshi lo pone en términos de purificación mental o autocontrol bien entendido... algo así como pasos preliminares (sin llegar a ser requisitos) para luego conducirnos a la práctica que considera esencial para el autoconociento, como el nombre de la upadesa lo preanuncia.

    Iremos viendo como nuestro Sadgurú va conduciendo este "satsang" ... y nuestro única tarea será entonces llegar a Sus pies lo suficientemente vacíos, como para que Su darshan llegue a destino.

    Gracias Victoria por tu cariño y tu acompañamiento incondicional!

    ResponderEliminar
  15. "ni siquiera ha de preocuprase por el resultado de sus acciones"

    Una vez hubo una página de Santosham, también entonces participaba en muchas páginas, ahora solo comento en 3 o 4, y si aún hoy sigo "deambulando" debe ser por aquello que en una ocasión me indicó mi Guru: "remueve el peso que soportas sobre ti y transfiere todas las cargas al Señor; déjalo todo a Su voluntad y Su ley, y alimenta tu mente con el dulce alimento del satsanga.

    Espero haber contestado tu pregunta del post anterior y en lo mismo comentar este..ja.ja..
    Un saludo cariñoso
    Hermosos comentarios para un bello post

    ResponderEliminar
  16. Genial Santosham!

    Y esto sí que enriquece y contesta! No parece obra de mortales... premeditada, quiero decir.

    Este consejo que nos compartes es realmente tan poderoso! Y a la inversa... deja que el satsanga remueva la carga y antes de que vuelva a posarse, devuélvela al Señor, a Su fuente, a su fin...

    Un gran consejo y en el momento justo, doble valor!

    Espero que tu carga se alivie, pero que igualmente sigas deambulando por aquí... Tal vez no haya dulces, pero sí movimiento, eso te lo aseguro...jaja!

    Un saludo cariñoso para ti también!

    ResponderEliminar

TAT TVAM ASI (Tú eres Aquello que es lo único que ES)

OM NAMAH SHIVAYA



Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi