Sólo el silencio

Aunque la realidad del ser ha sido establecida de muchas maneras,decirlo no es suficiente: el ser sólo es conocido por experiencia propia.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi

ॐ नमः शिवाय

miércoles, 6 de octubre de 2010

Autoindagación (consideraciones finales)

Permanecer como el Yo es SER EL YO.

No hay dos Yo para que uno pueda realizar al otro.

El Yo es no-dual y la prueba de esto es que no podemos ver al Yo y al mundo al mismo tiempo.

Sólo podemos ser conscientes de una cosa a la vez, y así podemos confiar en que si permanecemos en la unidad o quietud interior, nuestra mente se irá depurando naturalmente de todas las tendencias latentes acumuladas en el pasado, por el sólo hecho de dejar de alimentarlas, generarlas y mantenerlas.

Para esto no hay otra herramienta más valiosa que la autoindagación... Si aprendemos a utilizarla para ir reduciendo a conciencia cada pensamiento que surja, antes de que llegue a tomar forma y a reclamar su entidad, su conocedor y su hacedor para llevarlo a cabo.

En el estado de vigilia lo más común es que la mente ingrese por períodos en un sin fin de cadenas y asociaciones de ideas, que parecen crear duda sobre duda, ignorancia sobre conocimiento, oscuridad sobre tinieblas, confundiéndolo todo contínuamente.

La única manera de cortar estas cadenas incesantes en las que el ego se sitúa para perpetuarse, es preguntar: ¿a quién le surgen estas dudas? ¿dónde se encuentra el individuo o yo, responsable de estos cuestionamientos? ¿de dónde surge esta entidad? ... Al hacerlo, el falso-yo-cuestionador se esfuma...

Bhagavan enseñaba que debemos actuar como un ejército que pretende recuperar una ciudad rodeada por una infranqueable muralla, tras haberla sitiado... Esperando pacientemente a que los enemigos vayan saliendo uno a uno, interrogándolos y descubriéndolos para que vuelvan a ponerse de nuestro lado.

En otras ocasiones utilizaba el simbolismo de una vaca, que siendo de nuestra propiedad se acostumbra a pastar en terrenos vecinos, y aunque la traigamos a casa, vuelve a intentar por la fuerza del hábito, salirse una y otra vez... pero si la guiamos con constancia y mucha paciencia, e insistimos en mostrarle que en su propio terreno tiene mejor pastura, dejará de hacerlo y se quedará tranquila y felíz... sin exteriorizarse.

También nos llamaba la atención sobre el estado del niño o del bebé, cuyas samskaras (tendencias innatas) permanecen aún en estado latente ... haciéndonos notar que aquél que sigue "vichara marga" llega al mismo estado, pero a diferencia del niño sus semillas están marchitas, totalmente muertas por falta de "riego", por haberles quitado una a una toda la energía o sentido que necesitan para resurgir.


Lo único que necesitamos para despertar es DESILUSIONARNOS, dejar de creer en fantasmas, de buscar  lo que es real en lo irreal, y desechar toda esperanza de realización individual.

Nunca tenemos que perder de vista el hecho de que no podemos realizarnos como individuos. La entidad conceptual no puede llegar a lo que ansía, porque lo que busca es receder a su estado anterior existencial, a lo que era antes de su nacimiento o surgimiento. Cuando el buscador se reconoce como lo buscado, desaparece.

Todo objeto nace a la espera de su realización para desintegrarse y reabsorberse en su fuente original. Es por eso que podemos tomar cualquiera de ellos y utilizarlo como "guía" para la indagación, ya que al preguntar sobre su origen nos mostrará el camino inequívocamente, instintivamente.

Si llegamos a comprender que el pensamiento raíz "yo" constituye la mente, y ésta es por lo tanto, otro objeto más de los tantos que aparecen en la consciencia ... instantáneamente presenciaremos su total disolución con la serenidad del espectador que atestigua una puesta de sol, o el desvanecimiento de un arco iris en el cielo.

Nada mejor para cerrar este profundísimo tema, que citar como perfecto ejemplo de autoindagación, el relato que Bhagavan hacía sobre Uma, la consorte de Siva, aquella diosa que atravesó las peores austeridades para llegar a reunirse con su Amado ... Aquella cuyo nombre se traduce precisamente como (U-Ma) "la que no abandona".


Uma tiene siempre a Siva consigo. 
Ambos forman juntos el Ardhanarisvara.
Empero, ella quería conocer a Siva 
en su verdadera naturaleza.
Ella hizo tapas. En su dhyana ella vio una luz billante.
Pensó: "Esto no puede ser Siva, 
pues está dentro del ámbito de mi visión.
Yo soy más grande que esta luz". 
Por eso prosiguió su tapas.
Desaparecieron los pensamientos.
Prevaleció la quietud.

Entonces ella realizó que el es SER es Siva
en su verdadera naturaleza.



TAT TWAM ASI

OM TAT SAT

8 comentarios:

  1. Gracias Ganapati por esta espléndida serie.
    Ese "desilusionarnos" con mayúsculas lo dice todo. Las ilusiones van cayendo hasta llegar a la raíz de donde surgen: la creencia de ser seres individuales-autónomos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buenos los post sobre Autoindagación. Para mí es la técnica de las técnicas; aunque trás objetivar cuerpo y mente, con el surgimiento del testigo, desde mi experecia, no cabe pregunta alguna. ¿Para que?, ya estás viendo cualquier idea que acuda a la mente como cháchara mental.

    Un saludo Ganapati.

    ResponderEliminar
  3. Hola José Manuel!

    Gracias por tus conceptos. Así es, al caer todo el escenario montado por la imaginación, queda el trasfondo de la realidad que siempre estuvo allí, tan patente que parecía oculta. Sólo apariencias nos separan del Ser.

    Namasté Amigo en el ser!

    ResponderEliminar
  4. Hola Aviló, bienvenida!

    Como voy a hablarte a tí de vichara, si todo tu espacio está dedicado a esto. Perdona mi atrevimiento.

    Se dice que el método es el camino y la técnica es la forma de recorrerlo. Cuando puedes llegar a elevarte sobre el camino mismo, no es necesario el más mínimo movimiento.

    Me alegra que estés experimentando la unidad de esta manera, tan pura.

    Un abrazo en el Ser y considerate mi amiga a partir de ahora!

    Namasté Amiga en el Ser!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por los textos sobre autoindagación Ganapati.

    Pienso como Aviló, cuando se ve cualquier idea que viene a la mente como cháchara mental no hay ya preguntas.
    Una sonrisa interna aparece, porque se sabe que esos pensamientos son un sueño y juego de esta vida y a la vez forman parte del aprendizaje de lo que ES.

    Todo es perfecto como es...

    ResponderEliminar
  6. Gracia a tí Gorka, por participar tan activamente del tema!

    La cuestión de las preguntas creo que debo terminar de aclararlo... No es que haya que entablar conversación con la mente, eso sería darle entidad, fijarla... La indagación debe ser una ACTITUD, silenciosa y como se dice, de atestiguación en calma, de expectación serena ante cada aparición o interrupción a ese estado natural.

    Muchas veces se malinterpreta Atma Vichara como un contínuo asedio a los pensamientos, y no es así, sino un estado de alerta para que ANTES de que se formen, sean sorprendidos y aquietados.

    Por eso es cierto lo de la cháchara, y también es cierto que llegar a ese estado de pura presenciación es maravilloso, me alegra que también lo estés experimentando.

    Muy buena acotación final, de que todo es sólo un aprendizaje y no una tortura de la mente que intenta molestarnos y alejarnos del ser.
    Todo es YO y en el YO todo lo que surge es real, aunque al no comprenderlo lo tiñamos de ilusorio.

    Todo es perfecto ya, aquí ahora, como es.

    Un abrazo Amigo en Ser!

    ResponderEliminar
  7. Amigo Ganapati, estas entradas sobre Autoindagación (junto con los comentarios) las voy a guardar, y así volver a ellas cuando la oscuridad venga; son de gran claridad y no extensas (como decías en otro comentario), yo diría necesariamente extensas, pues así lo requiere el tema. Esta vez, como José Manuel, es la desilusión, con mayúsculas, de que exista algo real que provenga de este objeto conceptual que es el yo, es DESILUSIONARNOS una gran clave!
    Gracias!
    Namasté.

    ResponderEliminar
  8. Gracias querida Zanara por tu compañía y tu claridad conceptual de siempre!

    Es así como dices. Cuando estamos en paz, en unidad, no necesitamos ningún apoyo externo ni teórico, porque allí sólo hay simplemente ser sin nadie que precise pensar en lo que somos... pero siempre es bueno tener esta enseñanza "a mano", porque mientras haya cuerpo habrá mente, y mientras haya mente habrá movimiento, variación, y por ello necesidad de ir revisando la perspectiva, el lugar en donde se centra la conciencia antes, durante y después de cada suceso vivencial.

    Vichara nos regresa a la realidad, nos salva de la ilusión que siempre está al acecho, mientras haya un cuerpo-mente con un visible accionar y en definitiva, un objeto mental con atributos, con cualidades, con aparente identidad o autonomía.

    Seguiré esta misma línea en mis próximas entradas, gracias a tí por el aprecio con que la recibes.

    Como decimos el "mensaje" es lo importante y no el mensajero, por eso todo aquél que lo resalte, se une y ayuda a su más amplia y clara recepción.

    Gracias por todo lo que dás desde tu corazón!

    Namasté Amiga en el Ser!

    ResponderEliminar

TAT TVAM ASI (Tú eres Aquello que es lo único que ES)

OM NAMAH SHIVAYA



Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi