Sólo el silencio

Aunque la realidad del ser ha sido establecida de muchas maneras,decirlo no es suficiente: el ser sólo es conocido por experiencia propia.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi

ॐ नमः शिवाय

martes, 19 de octubre de 2010

Permanecer en el Ser (final, a los Pies del Señor)


¡Encuentra los Pies del Señor en tu corazón y permanece allí para siempre! 

Hallar a Siva, "lo auspicioso" siempre en perfecto estado de equilibrio, armonía o meditación en nosotros, es alcanzar el refugio o la cueva sagrada donde se asienta la consciencia pura, y donde debemos permanecer hasta que se desate completamente el nudo (granthi) de la existencia individual.

Realizando que el Señor es el SER puro y simple, libre y eterno, y entregándonos a Sus Divinos Pies, llegamos al punto donde ya no hay caminos, ni hay quién lo transite, pues identificados con lo Brahman sólo nos resta esperar por la Gracia,  para que finalice la obra divina, "matando sin matar" todo lo que sea irreal en nosotros, todo lo que no sea Sí mismo, el Señor supremo.

Sri Ramakrishna, un gran santo del siglo pasado cuya vida fue también un claro ejemplo de entrega y realización, repetía que no había que conformarse con un sólo aspecto de la divinidad, y además de realizar su naturaleza no-dual, en perfecta absorción o samadhi, era necesario ADORAR esa divinidad omnipresente, en todo momento, mientras sigamos sintiendo la más mínima contracción o condicionamiento cognitivo. Por eso, siempre oraba de este modo:
"Madre Divina, no tengo bhakti ni yoga,
soy pobre y desamparado,
no deseo ser alabado por nadie.
Permite que mi mente sólo more
por siempre en Tus pies de loto"

Sri Ramakrishna llegó a la realización espontánea mientras realizaba tareas devocionales en el templo de la diosa Kali, ante la imagen de Siva, y a partir de allí se dedicó a profundizar esa experiencia mística y hacerla permanente.

De manera similar, el sadgurú Ramana siguió esa misma guiación hasta la base del monte Arunachala (a los pies de Siva) devocionalmente al principio, para comprender más tarde que esa desbordante devoción hacia la Montaña sagrada se trataba sobre todo del mandato hacia la completa "inmovilidad", hacia la permanencia en total quietud y firmeza mental (manolaya)... y al cumplimiento de esa simple sadhana, se entregó durante el resto de su vida en Tiruvanamalai.

El gran santo de Arunachala nos recordaba que adorar la realidad sin forma, es la mejor manera de adorar y la única forma de alcanzar la PERMANENCIA de la mente en el corazón. Pero aclaraba que si alguien era incapaz de adorar al Ser sin darle forma, la adoración con forma era aceptable. Pues la veneración sin forma era sólo posible para aquellos que habían trascendido la mente y el ego.

Lo realmente notable de este recordatorio es que un ser que obtuvo la liberación a la manera de un jñani yogui nos recomiende la "adoración" como medio de permanencia en el estado puro, y recalcando que aún para aquellos que han logrado la realización más allá del sentido individual, éste era el modo de permanecer como jivan-muktas o liberados en vida, hasta que se concrete la suprema absorción y liberación de la forma física, al consumirse totalmente el prarabdha karma.

El Sadgurú demostró en su propia vida que no hay diferencia entre Bhakti y Jñana, siempre que en el corazón prevalezca la firme determinación de unirse a su verdadera naturaleza eternamente realizada.

El pensamiento «yo» es el primero en morir
para aquellos que se han refugiado
del miedo a la muerte,
a los Pies del Conquistador de la muerte.

En adelante son, naturalmente inmortales.
¿Pueden ser asaltados alguna vez
por el miedo a la muerte?

La crisis del hombre consiste en que siempre está intentando cambiar para ser esto o aquello, y hasta para realizarse o liberarse... Su desilusión o liberación, por contrapartida, se reduce simplemente a dejar de identificarse con lo que cambia.

Aquí y ahora, el hecho de su identidad divina le resultará irrefutable (cuando se elimina el no-ser, lo que queda es el ser) y no le dejará otra opción que entregarse a ese estado de paz profunda y cesar todo movimiento creativo, permaneciendo allí mientras se va diluyendo lentamente en su propia fuente todo el lastre acumulado, las últimas resistencias de sus predisposiciones y semillas de la dualidad.

Cuando se pierde por el completo la capacidad de discernir, la mente misma se estabiliza en el más elevado estado de desidentificación o samadhi.

Existen tres tipos de samadhi en la filosofía Vedanta, Salvikalpa, Nirvikalpa y Sahaja Samadhi, siendo con objeto y sin objeto, los dos primeros respectivamente, y el último más allá de toda objetividad, es el estado natural y puro del ser absoluto, el samadhi ESPONTÁNEO en el que más tarde o más temprano nos encontraremos completamente desnudos de todo condicionamiento externo e interno.

Ramana Maharshi fue la perfecta escenificación del SAHAJA SAMADHI en la tierra, así como Budha dió el perfecto ejemplo del modo de trascender el intelecto, y Cristo hizo lo propio con la primera, pero fundamental etapa de superar la identificación con el cuerpo. 

Esta es la diferencia entre los Avatares, encarnaciones o vehículos de la divinidad, y los demás maestros secundarios que conocemos.

Los Avatares, jamás caen en contradicciones ni ambigüedades en sus exposiciones, por la misma pureza con que fue formada la estructura mental desde donde la emiten.

Recordemos solamente la imagen de la Virgen que engendra al Niño rey, como símbolo de la asepsia con la que llegan estas almas puras, que nacen para nuestra fortuna y demuestran con sus vidas, la enseñanza espiritual que necesita plasmarse de acuerdo al momento histórico por el que atraviesa la especie humana.

Estos Mahatmas, grandes seres liberados por nacimiento, nos dejan su ejemplo evangélico para que no queden dudas de que su enseñanza es totalmente viable y realizable en el estado actual de evolución del ser humano.

Tal es el caso de SRI BHAGAVAN RAMANA MAHARSHI, nuestro guía y maestro interno por excelencia. El otrora joven  Venkataraman,  quien habiendo obtenido a muy temprana edad la liberación espontánea, que lo llevó instantáneamente más allá de la identificación con el cuerpo-mente, abandonó sin saber todavía porqué y cómo,  su sentido de ser para dirigirse a los Pies de Siva, en su forma de Arunachala, y permanecer allí en Sahaja, a la espera de Su Gracia, cada instante de su gloriosa vida... la que se transformó así en un verdadero EVANGELIO.


El poderoso impacto del mensaje de vida de Bhagavan Ramana no fue la autoindagación como muchos creen, sino la permanencia en el YO, la inmovilidad a los Pies del Señor, que significa simplemente el "umbral" hasta el que podemos llegar como conciencia, más allá del intelecto, y antes de que la mente se exteriorice.

Ante la incomprensión e insistencia de sus devotos el método recetado es la autoindagación, pero la ESENCIA y la meta ejemplificada a la perfección en su viva Presencia fue siempre la simple estancia y permanencia inquebrantable a los Pies de la Montaña Inmóvil y llena de Gracia, que lo había atraído cuando niño.

Se dice: "YO SOY el que SOY". Esto significa que una persona 
debe permanecer como el "Yo". 
Ella es siempre solamente el "Yo". No es nada más. 
Sin embargo, la persona que pregunta: "¿quién soy yo?", 
es sólo una víctima de la ilusión, no un hombre realizado, 
consciente de sí mismo. 
La errónea identidiad del Yo con el no-Yo 
hace que se pregunte: "¿quién soy yo?"

Bhagavan repetía una y otra vez que SER ES REALIZAR, y lo sintetizaba en la sentencia bíblica: YO SOY EL QUE SOY... Por su Gracia sabemos que cuando la mente permanece vacía, sin objetos, pura y limpia de pensamientos, se devela automáticamente como consciencia ... y la consciencia es el SER. 

El simbolismo de "los Pies" no es otro que el de la base existencial o consciencia, el trasfondo vacío y absolutamente libre, más allá del cual ya nada existe y donde ya no hay nadie que sepa que ES o necesite conocer su propio ser... Justo sobre Sus Pies está el Señor, el Yo puro en su perfecta naturaleza, eterna, sin cambio y completamente independiente.


No hay un ser que o sea consciente,
y por tanto, que no sea Siva.
No sólo él es Siva, sino que también
todo lo demás de lo cual es consciente o no.

Siva es el ser que asume estas formas
y la consciencia que las ve.
Es decir: Siva es el trasfondo que subyace
en el sujeto y el objeto,
y así mismo Siva en reposo y Siva en acción,
o Siva y Shakti.

Cuanto se diga que "es",
es sólo la consciencia, Siva.
La fuente donde original de  los pensamientos
son los Pies del Señor, Iswara.

El amor a Sus Pies, plasma bhakti.

¡La devoción se origina en los Pies del Señor!
 Piensa en los Pies del Señor y bebe el Néctar.

Todos los demás dioses adoran solamente a Siva,
y ponen sus cabezas coronadas a los Pies de Él.

Esa adoración involuntaria es sólo natural del Siva.
Por distintos que sean los cuerpos,
la mente sólo se pierde a los Pies del Señor.
¡Y la dicha inunda!

Adorar a Dios con flores
y otros objetos externos es problemático.


Deposita tan sólo una flor -tu corazón-
a los Pies de Siva, y permanece en Paz.

La devoción es Jnana,
pues la mente que se pierde a los Pies de Siva
queda limpia de ignorancia,
conocimiento y liberación.


Selección de obra Sivananda Lahari 
que describe la Devoción suprema
de Adi Sankaracharaya. 

Bhakti es reunión con el Ser... al realizarse se convierte en Jñana, ausencia del sentido de separatividad... y esta es la única dicha y realización verdadera que podemos conocer en esta misma vida.

Cuando hay dos, sólo el amor logrará que quede sólo uno, que el objeto se funda en el sujeto, que el no-ser provisorio e ilusorio se disuelva en la claridad del ser uno, eterno e inmutable.

No nos apresuremos como el Rey Janaka ante la proposición reveladora del sabio Vashistha, a exclamar: "¡soy el sí mismo!" sin darnos cuenta que probablemente sólo de que se trate de un "adelanto", de un vislumbre temporal propiciado por la suprema Gracia del Sadgurú.

Si realmente amamos al Sí mismo debemos VIVIR como el Sí mismo, como el puro ser que es dicha permanente e ininterrumpida, aún en este cuerpo y en esta vida aparentemente condicionada. 

La ligadura es ilusoria y la liberación también lo es; por lo tanto sólo la persistencia en un único estado natural o liberado tiene que imponerse. 

Cuando el ego se desvanece, el jiva muere (desaparece el sentido de ser esto o aquello) y a eso le sigue la realización de Brahman en samadhi... Entonces es Brahman y no el jiva, quien realiza a Brahman. 

Morar en el Yo, en la Gracia continua de Sus Pies de Loto, en la suprema absorción, en perfecta quietud y silencio absoluto, en el sólo ser esa Consciencia pura, que queda como residuo tras la disolución de la mente y la relatividad... es REALIZACIÓN. 

Y aunque parezca duro de afrontar, tendremos que terminar por aceptar que Moksha (la meta, el final) no es una experiencia continuada de exaltación religiosa y gozo ilimitado, sino el único estado de ser en perfecta comunión e integración, en la continua beatitud del samadhi o autoconocimiento ... sin ser otra cosa, sin ser nada más ... Es al fin y al cabo: ¡PERMANENCIA EN LA INEXSISTENCIA!


Con el corazón totalmente convertido en presa
a los Pies del Señor has de encontrarme
sin otras esperanzas ni certezas,
ni la más remota idea de salvarme.

El Néctar de Sus Pies me ha convencido
de que no hay otra historia ni otra suerte...
¡Si hermoso fue nacer y haber vivido
mucho más bella aún será esta muerte!


HARI OM TAT SAT
¡TAT TWAM ASI!

20 comentarios:

  1. Solo darte las gracias Ganapati, no hacen falta palabras.. has hecho lo que había que hacer.. Mil gracias. Abrazo, Amado.

    ResponderEliminar
  2. Hola, hermosa foto la primera, ¿podrías recordarme donde es?

    gracias y un saludo cariñoso

    ResponderEliminar
  3. La errónea identidad del Yo con el no-Yo
    hace que se pregunte: "¿quién soy yo?"

    Quien pregunta ¿quien soy yo?, si Yo soy Yo...

    Nada más que decir... sólo darte las gracias por tu compasión Ganapati...

    ResponderEliminar
  4. Muchas Gracias Atma!

    Tus palabras son un bálsamo para mí. Me parece estar oyendo al Sadgurú, aprobando este humilde trabajo.

    Las bendiciones de mi amado Gurú sean contigo siempre!

    Un abrazo en el SER!

    ResponderEliminar
  5. Hola Santosham!

    La foto no recuerdo de dónde la obtuve, supongo que de algún sitio de Bhagavan o dedicado a Arunachala mismo. Las voy guardando y no registro el origen. Lo siento.

    Un saludo cariñoso para tí también!

    ResponderEliminar
  6. Hola amigo Gorka!

    Seguro que el Yo real no tiene dudas ni preguntas... Bhagavan decía que a Arunchala se llega por diferentes caminos y no importa tanto cuál hayamos elegido, sino la dirección. Y acotaba que lo verdaderamente extraño era que estando en Arunachala siguieramos prenguntando ¿dónde se encuentra?

    Es un buen indicio que vayan quedando cada vez menos palabras y más silencio... menos señales y más dirección.

    Gracias por tu aporte!

    Un abrazo amigo en el Ser!

    ResponderEliminar
  7. Querido Ganapati, el trabajo que tenemos el placer de leer y que deja tan clara la senda a seguir es de todo menos humilde. Yo diría que es impresionante.
    Gracias por prestarte a ser canal de sabiduría.

    Con tu permiso, creo que puedo responder la curiosidad de Santosham: La foto es del Big Temple. Está en medio de Tiruvannamalai. Ahora conserva un espacio en honor a Ramana por el tiempo que permaneció allí antes de que se instalara en Arunachala.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a tí Aviló por tus aportes, siempre importantes!

    Por lo que ví (y disfruté) en tu blog, estuviste ahí (y "ahí" es sólo un nombre más para lo inexpresable), y pudiste absorber su inefable paz.

    Que la Gracia del Gurú, que te llevó hasta Sus Pies te siga acompañando siempre!

    ResponderEliminar
  9. Gracias de nuevo Ganapati,
    sé que no es fácil expresar con tanta coherencia tantos "puntales" hacia la verdad por ello, de nuevo, mis felicitaciones.
    Hay una frase que, por su enorme simplicidad, me la anoto a fuego vivo en el interior: "dejar de identificarse con lo que cambia".
    Un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  10. Gracias Ganapati. Este texto que nos regalas es en sí una profunda meditación, que hay que leer con calma y dejar que cale en todas las capas hasta el corazón.
    Pero esta oración de Sri Ramakrishna con tu permiso me la llevo:
    "Madre Divina, no tengo bhakti ni yoga,
    soy pobre y desamparado,
    no deseo ser alabado por nadie.
    Permite que mi mente sólo more
    por siempre en Tus pies de loto".
    Un abrazo, y de nuevo gracias!
    Namasté

    ResponderEliminar
  11. Amigo José Manuel!

    Es muy cierto que no es tarea fácil, pero vale el esfuerzo por que son ustedes los receptores. No es común encontrar amigos que sigan con sinceridad y la seriedad necesaria, esta clase de enseñanza y tengan deseos de compartirla.

    Durante muchos años practiqué en completa soledad, por eso, su compañía para mí es toda una muestra de la Gracia con que el gurú premia a sus constantes devotos.

    Un gran abrazo en la unidad del Ser!

    (la amistad en el ser es una de esas cosas que no cambian, con la cual podemos identificarnos, sin peligro)

    ResponderEliminar
  12. Hola Victoria, bienvenida!

    ... y nuestra Zanara tenía un nombre hermoso, además del alma llena de luz!

    Haces muy bien resaltar siempre este punto. Las lecturas de este tipo, sobre todo las citas de los maestros, hay que releerlas una y otra vez, reflexionar y meditar mucho, hasta que se hagan carne y vuelvan a brotar como comprensión!

    ¡Es un gran consejo: Hasta el corazón ... a los Pies de Siva!

    No necesitás permiso, porque todo lo que hay aquí es vuestro (yo y mío no existen en verdad), como le decía a José Manuel, es por ustedes que el Señor me ayuda con este trabajo!

    Un gran abrazo en el Ser!

    ResponderEliminar
  13. Hola Ganapati,

    Soy nuevo en esto, pero me siento
    muy atraido por el conocimiento de
    la Verdad.
    Creo que eres un gran erudito de
    las escrituras, ¿ Pero podrías
    indicarme algún blog donde se mues-
    tre el conocimiento de una manera
    llana y simple, que pueda entender-
    se sin necesidad de florituras ni
    literatura?.
    Agradecido de antemano.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Anónimo!

    Seguro que sí!

    El blog que buscas está más cerca que tus propios pies... se llama corazón!

    Allí esta enseñanza se encuentra en su estado más puro, y todo el que la busca allí, con seriedad y sinceridad, la consigue rápidamente.

    Otro abrazo Amigo del Ser!

    ResponderEliminar
  15. Estimado amigo:

    Solo decir gracias en una soledad llena de comunión con tus textos tan llenos de luz y con los amigos hermanos del sendero advaita.

    HARI OM TAT SAT.

    Te saludo con las manos juntas.

    ResponderEliminar
  16. Gracias estimado JC!

    En la soledad de la mente hay tristeza, en la del corazón hay unidad, alegría de ser, plenitud y paz!

    Te agradezco a tí con las manos juntas y las bendiciones de mi amado gurú sean contigo siempre!

    HARI OM!

    Namasté Amigo en el SER!

    ResponderEliminar
  17. Gran respuesta, digna de algo que
    Es.
    Tu Eres Eso, amigo Ganapati.

    HARI OM TAT SAT

    ResponderEliminar
  18. Tu también eres Aquello y lo sabes!

    Te llames como te llames, Sadhu, Vashistha, Francisco o anónimo, siempre serás bien recibido!

    Aún cuando me pones a prueba tildándome de "pandit" o que utilizo demasiadas florituras... sé que comprenderás que hay distintos niveles de existencia (por eso hay muchas formas de enseñanza) pero sólo una consciencia, y allí nos encontraremos tarde o temprano!

    HARI OM, AMIGO EN EL SER!

    ResponderEliminar

TAT TVAM ASI (Tú eres Aquello que es lo único que ES)

OM NAMAH SHIVAYA



Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi