Sólo el silencio

Aunque la realidad del ser ha sido establecida de muchas maneras,decirlo no es suficiente: el ser sólo es conocido por experiencia propia.

Sri Bhagavan Ramana Maharshi

ॐ नमः शिवाय

jueves, 14 de octubre de 2010

Permanecer como el Ser (continuación: El Yo es todo)

Lo que no es NATURAL sino adquirido no pueder ser PERMANENTE y no merece el esfuerzo.

Todo conocimiento que no purifique la mente y el corazón, es negación del verdadero conocimiento, y sólo crea más confusión e ignorancia.

Imbuidos en la Advaita, la intuición de la verdad última y definitiva, no podemos seguir creyendo que un nuevo concepto nos conducirá a una mágica revelación, ni tampoco esperar que la comprensión final  llegue por medio de algún ejercicio o esfuerzo personal.

Aquí es todo lo contrario. No hay forma de conocer esta realidad absoluta. No hay palabras para describir "lo Brahman".

"Brahman es sin atributos, sin movimiento, inmutable, firme como el Monte Meru...", dicen los maestros ante la imposibilidad de describirlo.

La naturaleza de Aquello es INMOVILIDAD, quietud, permanencia... y para alcanzarla, para ser eso, para reintegrarnos como el Yo real, y redescubrir nuestra naturaleza esencial, no tenemos más opción que asumirla y trasladarla a nuestra vida diaria, aún en este cuerpo-mente y en este mismo mundo.

No podemos conocerLo, pero podemos SERLO.

Permanencia es la clave final, el mensaje oculto en el Silencio congénito, en la consciencia sin objeto, en el origen virginal de todos los pensamientos, persistiendo ante cualquier estado u objeto que aparezca superpuesto sobre ese trasfondo de absoluta pureza.

Este permanecer como el Ser, no implica identificarnos, fijar o seguir aquello que surja en la consciencia, sino por el contrario, dejarlo pasar, dejarlo ir, permitir que fluya todo lo que aparece, mientras presenciamos sin presenciación, y atestiguamos sin ser el testigo, sino sólo percepción, o mejor aún, sin ser absolutamente nada, sin definirnos, sin intelectualizar ni asumir una postura artificial o idealizada.

Ser simplemente lo que somos siempre, sin nombre ni forma, sin calificación alguna, sólo consciencia pura, consciencia sin más, sin agregados ni atributos, sin otra identidad.

Permanecer como el continente, más allá del contenido que se capte o se conozca a través de los órganos de los sentidos y la conciencia. Renunciando a esta caprichosa aparición, conscientes de que no es lo último, ni lo esencial, sino que tiene que existir una base para que ella se manifieste... y esa plataforma de despegue, esa base de pura existencia no es otra que nuestro Ser real.

La biblia dice: Estad quietos y conoced que Yo soy Dios.

¿Porqué no reconocemos este Yo puro en nosotros, si está plenamente presente en cualquier estado? Porque aún tenemos que familiarizarnos con él ... por haber perdido esa base de plenitud que sólo podemos experimentar en el SILENCIO profundo del corazón, y al cual nos iremos readaptando poco a poco, hasta recuperar nuestro ser natural y original, tal como se rehabilita alguien que ha perdido sus principales funciones motrices y necesita reeducarlas con suma paciencia y constancia.

Esta santa permanencia es la que Sri Ramana Maharshi ejemplificó con total claridad a lo largo de su vida en Tiruvanamalai, a los Pies de Arunachala-Siva, dedicando toda su fuerza vital a mostrarnos este camino de perfección.

Durante los primeros años allí, permaneció en absoluto silencio (mouna), no como una postura disciplinaria, sino para demostrarnos en la práctica el alfa y el omega, el medio y el fin, que más tarde explicaría con total extensión y claridad a todos los que lo visitaron y se refugiaron a sus Pies de loto ... y en esa vivencia ejemplar, logró que Su MENSAJE se transforme en Presencia continua y perpetua, y es por eso que aún hoy, Su Gracia nos sigue llegando... desde lo eterno.


Todo el mundo ha experimentado que incluso en los estados
de sueño profundo, desvanecimiento, etc,
cuando todo el universo móvil y estacionario,
comenzando por la tierra y acabando
con el inmanifiesto (Prakriti), desaparece,
uno no desaparece,
por tanto el estado del ser puro,
que es común a todos
y que todos experimentamos siempre de manera directa,
es la propia naturaleza de uno.

La conclusión es que todas las experiencias
tanto en el estado de iluminación como de ignorancia,
que pueden describirse con palabras diferentes,
son opuestas a la propia naturaleza verdadera de uno.

Sri Ramana Maharshi

Toda "experiencia" es contraria a nuestra naturaleza, que es PERMANENCIA, y sólo aquello que está siempre presente y patente (de manera directa) en nosotros es NUESTRO SER.

Lo único a lo que podemos llamar "permanente" es al Yo, ya que siempre somos conscientes, y este simple y perfecto ser constituye nuestra naturaleza básica o esencial, por lo que se infiere que "lo que es natural en nosotros tiene que ser permanente" sin excepción.

Hay dos características que deben existir siempre para que un estado sea considerado como "natural" o inherente:

   1. Aquello a lo que no podemos renunciar.
   2. Lo que jamás puede sentirse como una carga.

Así como el fuego no puede renunciar a su calor, y el veneno no constituye una carga ni un peligro para la serpiente... Así esta pura consciencia sin objeto constituye nuestra naturaleza prefecta y contínua, omnipresente e irrefutable.

Uno no se esfuerza para obtener lo que es su naturaleza, y por lo tanto, siempre está presente en él, más allá de todo cambio aparente.

Reflexionando de esta forma nos encontramos finalmente "cara a cara" con el Yo puro ... una especie de vacío que sabe a plenitud, o plenitud carente de todo sentido... un estado que como acaba de quedar claramente expresado, está más allá de las palabras, trasciende cualquier descripción.

Instantáneamente se develan ante nosotros los dichos de los Maestros de la Advaita, tantas veces escuchados y asumidos intuitivamente: "Aquello que está siempre aquí y ahora", el "trasfondo", la base existencial, lo Brahman eterno e inmutable...

Yo no soy mi cuerpo; soy más.
Yo no soy mi habla, mis órganos, el oído, el olfato;
eso no soy yo.

La mente que piensa, tampoco soy yo.
Si nada de eso soy, entonces , ¿quién soy?.
La consciencia que permanece, eso soy


Al conocimiento de nuestra naturaleza se le denomina "autoconocimiento" y ésta es la única liberación a la que podemos aspirar en nuestro estado actual.

Somos es el YO y no hay nada más que el YO... Conociendo eso, conocemos todo lo demás.

En el ser sólo el ser, en la mayor austeridad posible, la de permanecer fuera del alcance de la conciencia del cuerpo o del sentido de individualidad, y estabilizarnos en ese trasfondo natural y original sin modificaciones, está la única paz y felicidad que merece ser buscada con total dedicación.

"Después de que el discípulo realizó
el estado omnirefulgente, unitario e ininterrumpido 
del Ser-Conocimiento-Dicha, 
se entregó al Maestro 
y le rogó humildemente le hiciera saber 
cómo podría retribuirle su Gracia. 

El Maestro le dijo: 
Mi retribución consiste en tu Dicha, 
permanente e ininterrumpida. 
No huyas de ella"

Como dijimos, este es el estado de perfección (siddha) en el que ya no queda nadie como "el hacedor", nadie que pueda tomar una decisión o asumir una postura determinada.

No quedan cualidades para ejercer, ni atributos que puedan ser útiles a fin alguno ... Aquí sólo nos resta "permanecer" vacíos y totalmente rendidos al único final posible: la destrucción completa como individuos, la resurrección gloriosa como el Yo real.



El deseo de felicidad y paz permanentes denota
que en su naturaleza existe esa permanencia.
Por eso busca encontrar y recobrar su propia naturaleza,o sea, su Yo.

Una vez que se encuentra eso, se encuentra todo. 
Esa búsqueda hacia adentro es el sendero 
que el intelecto del hombre ha de conquistar. 

El intelecto mismo, mediante práctica continua,
comprende que algún Poder Superior le permite funcionar. 
El mismo no puede llegar a ese Poder. 
Por eso, después de cierta etapa cesa de funcionar. 
Y cuando lo hace, todo lo que queda es únicamente el Poder Supremo. 

Eso es Realización, ésa es la finalidad, ésa es la meta. 

Está claro entonces, que lo que el intelecto se propone es realizar 
su propia independencia sobre el Poder Superior 
y su ineptitud para llegar a éste. 
Por eso deberá aniquilarse antes de conquistar la meta.


HARI OM TAT SAT
¡TAT TWAM ASI!

Continuaremos con la entrada final de Permanencer en el Ser...

14 comentarios:

  1. Permanezcamos vigilantes.. Cuando nos descubramos nuevamente adormecidos, devolvamos la mirada hacia la Luz, una y otra vez...
    De esta forma la Presencia se hace más patente en nuestra vida.. y el traslado en la identificación empieza a ocurir.. La Presencia se muestra inmensa y lo que tú creías ser, insignificante...
    Namasté, Ganapati.

    ResponderEliminar
  2. ..."permitir que fluya todo lo que aparece, mientras presenciamos sin presenciación, y atestiguamos sin ser el testigo"...

    Se puede explicar más claro?
    Namaste Ganapati

    ResponderEliminar
  3. Namasté Atma!

    Gracias por estar siempre acompañando con tu gran amor y sabiduría!

    Un abrazo en el Ser!

    ResponderEliminar
  4. Namasté Avilo!

    Lamento no haber sido todo lo claro que el tema merece... es que me apasiona tanto que me voy un poco más allá y después tardo más quitando, que escribiendo.

    Mira, allí mismo agrego: "sin asumir una postura artificial o idealizada"
    Y es que se puede atestiguar sin ser el testigo ... o ser conscientes sin saber que somos "la consciencia", porque en ese momento te conviertes en un agente, en un hacedor, que obstruye la realidad y las trastoca.

    No sé si has tenido la oportunidad de practicar Hatha Yoga alguna vez (si no, te lo recomiendo)...En las Asanas (posturas) uno se preocupa por llegar ejecutarlas a la perfección, pero lo realmente importante, lo trascendental, sucede cuando puedes PERMANECER en la postura sin esfuerzo, sin mantenimiento... sin postura... entonces es sólo la energía (prana) y se reciben sus reales beneficios a todo nivel.

    Lo siento, pero con las palabras que cuento, no puedo hacer mucho... por eso cito a los maestros, para que ayuden con su luz... no a este pobre siervo, si no a los lectores y a todos en definitiva a recibir claridad.

    Su Gracia siempre está, no dudes nunca de eso!

    Un abrazo en el Ser!

    ResponderEliminar
  5. De nuevo felicitaciones y gracias por el trabajo Ganapati.
    Se nota que no son palabras repetidas sino sentidas y asimiladas pues tienen ese poder evocador que comentábamos en otra ocasión, así que ¡no temas "ir un poco más allá"! como le dices a Avilo, porque es un placer (suspende a la mente de su habitual ruido) esta lectura intercalada con los mensajes de los sabios.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Ganapati: Me uno a José Manuel en las felicitaciones. Lo he leído ya un par de veces y realmente es muy enriquecedor y sobretodo, para mi, clarificador.

    Hay una frase que dices: "Uno no se esfuerza para obtener lo que es su naturaleza..." que me ha recordado otra que refleja el misterio al que la mente pensante no puede acceder:
    "Aunque el conocimiento de Dios no pueda ser alcanzado mediante la búsqueda, sólo aquellos que lo buscan terminan encontrándolo.
    Abu Yazid Bistam (Bayazid)"

    Namasté!

    ResponderEliminar
  7. Jaja, Ganapati, eres un amor de Ser y, yo algo patosa escribiendo. Lo que quise decir es que no se puede explicar más claro.
    Me sumo a la felicitación de todos. Bravo por ese trabajo que brota de las entrañas y nos alimenta a todos.

    Un abrazo querido Ganapati.

    ResponderEliminar
  8. Me parece iluminador el final...

    "El intelecto mismo, mediante práctica continua,
    comprende que algún Poder Superior le permite funcionar. El mismo no puede llegar a ese Poder.
    Por eso, después de cierta etapa cesa de funcionar. Y cuando lo hace, todo lo que queda es únicamente el Poder Supremo.
    Eso es Realización, ésa es la finalidad, ésa es la meta".

    Nada más que decir... Gracias por tu trabajo Ganapati!!.

    Me encanta también lo que dice Abu Yazid Bistam (Bayazid). Gracias Zanara!!.

    Como dice Douglas E. Harding "Este cuerpo está en Mi". Gracias Jose Manuel!!.

    ResponderEliminar
  9. Estimado Ganapati:

    Además de sumarme a los reconocimientos, es muy alentador leer la elocuencia de tus post; lo que yo siento es una especie de profundo contagio e identificación con la verdad que transmiten tus palabras y no me queda más que agradecerte sin-tiempo.

    El párrafo que a mí me llega más en el contexto de lo desarrollado es lo que sigue:


    ..."Este permanecer como el Ser, no implica identificarnos, fijar o seguir aquello que surja en la consciencia, sino por el contrario, dejarlo pasar, dejarlo ir, permitir que fluya todo lo que aparece, mientras presenciamos sin presenciación, y atestiguamos sin ser el testigo, sino sólo percepción, o mejor aún, sin ser absolutamente nada, sin definirnos, sin intelectualizar ni asumir una postura artificial o idealizada."...


    Nuevamente gracias a tu entrega, y a través tuyo...

    GRACIAS A SRI HARI.

    NAMASTÉ!!!

    Te saludo con las manos juntas.

    ResponderEliminar
  10. Gracias José Manuel, por tus palabras de reconocimiento y por estar siempre dando ánimos, a todos con amor!

    Y ojalá puedan estas simples palabras conducir al Silencio o disminuir ese ruido mental del que hablas.

    Gracias de nuevo Amigo en el Ser.
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Muchas Gracias Z, por tu doble lectura, tan necesaria en estos temas y por tus aportes enriquecedores!

    Y sí, hay una contradicción en este punto y es producto de los conceptos y palabras a que siempre aludimos... Es cierto que no es necesario el esfuerzo, pero sólo para aquél que como Ramana nació y vivió en la pureza de la mente... para los demás nuestro esfuerzo, nuestra búsqueda y sobre todo la ENTREGA es necesaria, no para alcanzar lo real, sino para librarnos de la ilusión, de la falsedad con que nos hemos identificado.

    Es simple de explicar, pero difícil de realizar... en eso estamos... o mejor dicho, en ESO está el Ser en nosotros!

    Namasté Amiga!

    ResponderEliminar
  12. Hola Aviló!

    No hay problema, siempre prefiero que participen y debatamos, porque los amigos estamos para eso.

    Por otra parte me haz hecho reflexionar mucho con tu comentario sobre estos escritos y por ello me tomé unos días para estar solo y meditar mucho... si no estaré cayendo en otra trampa, como en tantas que he caído, y mejor sería dejar estos temas que no pueden explicarse con claridad, al SILENCIO, que es el verdadero Maestro interno y que siempre llega a su debido tiempo.

    En definitiva, en este espacio no soy más que un discípulo, desanudando lo poco que ha podido asimilar, para entregarlo a los Pies de loto del Sadgurú, que vendrían a ser ustedes, en este caso.

    Todo aporte se agradece y de nuevo les pido disculpas por algunas desprolijidades cometidas. En adelante, pondré más atención.

    Un abrazo en el Ser Amiga Aviló!

    ResponderEliminar
  13. Gracias Gorka por tus aportes y valorizaciones que siempre enriquecen el contenido!

    Y como tú, agradezco a todos por eso!

    Un abrazo Amigo en el Ser!

    ResponderEliminar
  14. GRACIAS JC!

    Me emocionan mucho tus palabras, porque transmites sinceridad y entrega...y eso se transforma aquí en una paz tan plena que me resulta imposible traducir en palabras.

    Gracias a Hari por tu inspiración!

    Te saludo con total respeto y entrega a tus Pies, que son los de Hari mismo, para mí!

    NAMASTÉ AMIGO EN EL SER!

    ResponderEliminar

TAT TVAM ASI (Tú eres Aquello que es lo único que ES)

OM NAMAH SHIVAYA



Âtma Vichara paso a paso

Persigue inexorablemente la búsqueda del "Quién soy yo".
Analiza tu personalidad entera.
Trata de encontrar dónde comienza el pensamiento del Yo.
Prosigue con tus meditaciones.
Continúa volviendo la atención hacia adentro. (Un día la rueda del pensamiento perderá velocidad, y una intuición surgirá misteriosamente)
Sigue esa intuición, deja que tu pensamiento se detenga, y te conducirá finalmente hacia la meta.

De las Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi